Practicopedia

Qué debes hacer si tu perra tiene un embarazo psicológico

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 10 de agosto de 2019

2 minutos

Esta afección se produce principalmente por un desajuste hormonal tras el periodo del celo

Qué hacer si tu perra tiene un embarazo psicológico

¿Sabías que 6 de cada 10 perras que no están esterilizadas sufren un embarazo psicológico? Además, a pesar de lo que muchos piensan, no se trata de una enfermedad como tal, sino de un desajuste hormonal que tiene lugar tras el celo, aproximadamente un mes y medio o dos meses después. Los síntomas propios de un embarazo psicológico en perras son el aumento de las mamas, la producción de leche y el abdomen inflado, como ocurriría en un embarazo normal.

Por eso, la clave está en atender los síntomas psicológicos y conductuales, que van desde el nerviosismo, la inquietud y la tristeza, hasta el trato a sus juguetes como si fueran su cachorro, la creación de un nido, la negativa a salir a pasear o la pérdida de apetito. En general, estos signos desaparecen en unos 10 días y la perra vuelve a su estado natural, lo que no significa que no debas acudir al veteriano ante la más mínima señal de alarma.

Además, es muy importante actuar correctamente para que tu mascota no sufra después algún trauma o alteración de comportamiento. Entonces, ¿qué debes hacer para aliviar su "sufrimiento"?

Perro

¿Qué hacer ante el embarazo psicológico de tu mascota?

  • En primer lugar, debes evitar a toda costa que tu perra se lama las mamas, pues esta estimulación sigue activando la secreción de leche. Otra forma de paralizarlo es controlando el consumo de agua del animal.
  • Además, es importante que tu mascota no desarrolle un instinto maternal demasiado acuciado. Esto se consigue evitando que forme su nido y manteniendo alejados de ella los juguetes o peluches que puede adoptar como sus cachorros.
  • Los expertos también recomiendan distraerla lo máximo posible con paseos más largos de lo habitual.
  • Algunas fuentes aseguran que incluir un poco de perejil picado en su comida ayuda a controlar los efectos de la progesterona, que aumenta considerablemente al igual que en un embarazo real.
  • En cuanto al aumento de las mamas, un trastorno conocido como mastitis, debe ser el veterinario quien recete a tu perra un tratamiento farmacológico a base de cabergolina. Aunque en algunos casos también es necesaria la cirugía.
  • Y por último, y como solución definitiva, los expertos recomiendan la castración, pues es la única medida de prevención para la aparición de embarazos psicológicos en perras. Pero, por supuesto, consúltalo antes con tu veterinario.
0

No hay comentarios ¿Te animas?