Practicopedia

Cómo cuidar a tu perra o tu gata tras ser esterilizada

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Sábado 6 de julio de 2019

2 minutos

Evita que se pueda lamer la herida ya que se podría infectar la zona y no cicatrizar correctamente

Cómo cuidar a tu perra o tu gata tras ser esterilizada

La esterilización se trata de una de las intervenciones quirúrgicas más comunes para nuestras mascotas. Una operación con la que se evita, en el caso de las hembras, los celos, prevenir ciertas patologías que pueda sufrir el animal (desde una infección urinaria a tumores de mama), así como evitar gestaciones no deseadas.

Esta operación no reviste de mayor complicación o gravedad, pero sí que necesita, a posteriori, una serie de cuidados para que la recuperación de tu mascota sea satisfactoria. 

Cómo actuar si tu mascota es una gata

Tras la intervención, normalmente tu gata puede permanecer un par de horas o incluso pasar la noche en el centro veterinario para observarla por si surge alguna complicación o mientras le dura el efecto posterior de la anestesia. Ya en casa, puede que todavía se encuentre algo atontada por la sedación y con sus extremidades traseras como dormidas por el mismo efecto. Lo mejor para esa primera noche es que tu gata duerma en un espacio cómodo y confortable y sobre gasas o una superficie limpia por si hubiera algún escape de orina. Y que no le falte el agua fresca. 

Lo que hay que evitar esos primeros días es que la gata se pueda lamer la herida o infectarla. Por eso, muchas veces se recurre al llamado collar isabelino para evitar que pueda acercarse. Sin embargo, este objeto no es que sea muy aceptado por tu gata ya que le puede generar ansiedad. 

Además, el veterinario te recomendará que cada día limpies bien la herida para que no haya infección de ningún tipo alrededor de los puntos de sutura y todo cicatrice con normalidad. Hoy en día se emplean puntos reabsorbibles que no es necesario quitar. 

Otro de los cuidados importantes tras esterilizar a una gata, no solo esos primeros días, sino ya para el resto de su vida es prestar atención a su comida ya que uno de los efectos que trae la esterilización es un aumento de peso. Lo ideal en estos casos es comprar un pienso adecuado que sea nutritivo y equilibrado y que no aporte más calorías de las necesarias. 

Perra

Los cuidados de una perra esterilizada

En el caso de que nuestro animal de compañía sea una perra, los cuidados son muy similares que en los de una gata, con alguna que otra salvedad en el caso de la hembra canina:

  • Evitar que pueda lamerse la herida, ya que la saliva contiene bacterias que podrían infectar la zona. 
  • Durante los primeros días es importante que la perra se mantenga tranquila y en reposo y no corra o salte, ya que se le podrían saltar los puntos. 
  • Limpia la herida un par de veces al día para que cicatrice correctamente. 
  • Dale agua fresca, pero mantén un ayuno las primeras 24 horas tras la operación. Puede vomitar si le das algo de comer como consecuencia de la mezcla de medicación y anestesia. 
0

No hay comentarios ¿Te animas?