Banca

¿Qué riesgos corren los ahorradores y accionistas de BBVA por el ‘caso Villarejo’?

Pepa Montero

Lunes 5 de agosto de 2019

7 minutos

Los depósitos, el producto más utilizado por los mayores, están garantizados hasta 100.000 euros

¿Qué riesgos corren los ahorradores y accionistas de BBVA por el ‘caso Villarejo’?

BBVA reconoce que el 'caso Villarejo' está dañando su reputación

Francisco González deja "temporalmente" sus cargos en BBVA por el 'caso Villarejo'

El modelo de banca digital que lidera BBVA condena a los mayores a la exclusión financiera

 

“Las oficinas funcionan con toda normalidad y no se han detectado fugas de clientes ni salidas de dinero hasta el momento”, según declaran a 65ymás los representantes de los sindicatos CCOO y UGT en BBVA (@bbva), consultados a raíz de que este banco (el segundo español y noveno europeo por capitalización, con 30.539 millones de euros) haya sido imputado como persona jurídica por el juez de la Audiencia Nacional (@PoderJudicialEsManuel García-Castellón por presunto cohecho, revelación de secretos y corrupción en los negocios dentro del llamado caso Villarejo.

Isabel Gilsecretaria general de CCOO (@CCOOen BBVA, confirma que, “hasta ahora, no ha habido impacto en el tema de la clientela. No hemos notado que haya empezado a abandonar el banco. Ahora bien, yo no puedo negar que el tema Villarejo es algo que está afectando sobre todo a la imagen reputacional”. La representante de Comisiones Obreras afirma que la entidad está aguantando bien y “no hay motivos para lanzar alarmas. Los resultados que acaba de presentar (beneficio neto de 2.442 millones en el primer semestre) son muy buenos, aunque tengo que reconocer que cuanto más se tarde en aclarar el asunto, mayor daño de imagen se sufrirá, y eso podría perjudicar al valor de la acción”.

Carlos Torres, presidente de BBVA.
Carlos Torres, presidente de BBVA

Desde CCOO reclaman al presidente, Carlos Torres, que "saque el genio" y sea contundente en sus declaraciones, “porque el pasado nos está lastrando en estas circunstancias. Y también, que se tenga más contacto con la plantilla y se les infunda tranquilidad, ya que a los trabajadores no se les ha explicado nada”, en palabras de Isabel Gil.

Por su parte, Francisco Javier Rojano, responsable de la sección sindical de UGT en BBVA, constata asimismo que “las oficinas siguen teniendo una actividad absolutamente normal, no hay problema de ningún tipo”. Con respecto al virtual impacto y el recorrido de la imputación judicial, Rojano se limita a comentar que “serán los jueces quienes tendrán que pronunciarse sobre los responsables y las consecuencias”.

Moody’s sí alerta de posibles acciones regulatorias

Onur Genc, consejero delegado de BBVA.
 Onur Genç, consejero delegado de BBVA

Hasta la fecha, la postura oficial de BBVA, expresada a través de su presidente, Carlos Torres, es la siguiente: "Nuestra prioridad es el esclarecimiento de los hechos y la colaboración con la justicia y así seguirá siendo”. Hace unos días, Onur Genç, consejero delegado de la entidad, ya reconoció que el escándalo les está dañando la imagen reputacional. Y el pasado jueves, la agencia de rating Moody’s (@MoodysInvSvc) alertó de que dicha imputación expone al banco a posibles acciones regulatorias y "podría en última instancia ser un daño para su solvencia”. 

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de esa pérdida de reputación? Tal y como explica Antonio Pedraza, presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas, “el problema de imagen reputacional afecta al banco y de rebote también a la banca española. Es un caso que enturbia la imagen del sistema financiero, ya de por sí muy castigado por las políticas de liquidez y de tipos bajos del BCE”. Para este experto, es lógico que la gente se pregunte con inquietud: "¿qué está pasando con el sistema para que un banco como BBVA, el segundo del país, haya incurrido en historias un poco turbias?" 

Con todo, Antonio Pedraza está convencido de que esto “no va a afectar a la confianza que tienen los depositantes de BBVA, ni a los resultados económicos ni a la confianza en el sistema financiero español”. Y descarta asimismo cualquier relación con el caso Bankia. “Aquello fue un lío de una salida a bolsa que no debió producirse nunca, una salida forzada y con unos argumentos que no eran transparentes. Y el BBVA es un banco consolidado, con unas fuentes de beneficios repartidas por otros países”.

¿Quién garantiza los depósitos de clientes en los bancos?

Aunque la preocupación por el lío judicial no se ha traducido en alarma en el mercado, son numerosos los clientes, ahorradores, inversores, accionistas, proveedores, etc, que viven con inquietud las noticias sobre el BBVA.

En España, los depósitos bancarios de los clientes, el producto más utilizado por los mayores para guardar sus ahorros, están garantizados, siempre y en todo caso, hasta los 100.000 euros. Es decir, pase lo que pase, aunque un banco llegara a quebrar, el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD) le pagaría al cliente su dinero, hasta un importe máximo de 100.000 euros por titular y cuenta, tanto si son personas físicas como jurídicas. Ahora bien, por encima de esos 100.000 euros, las sumas depositadas en cuentas ya no están garantizadas de manera oficial.

Pero no existen razones para ponerse en esa tesitura, por ahora. Manuel Pardos, presidente de la asociación de usuarios de bancos, cajas y seguros Adicae (@ADICAE), asegura que, "dentro de la extrema gravedad que supone la imputación, hay que transmitir un mensaje de tranquilidad a los usuarios, ya que los depósitos en toda Europa están garantizados hasta 100.000 euros. Y además, no hay nada que permita pensar que esto va a provocar un problema como el de Bankia, ni queremos que se cause. Pero la transparencia tiene que ser clara y profunda. Es intolerable semejante actitud de un gran banco ordenando el espionaje de competidores, periodistas y organizaciones sociales como la propia Adicae".

Pardos, muy crítico con la cúpula del banco ("el señor Torres, en la presentación de resultados, parecía querer poner paños calientes a la situación"), sugiere que "el carácter secreto de la pieza de Villarejo y el BBVA hace pensar en implicaciones mayores, que es por lo que desde Adicae exigimos transparencia sin paliativos. Un banco no puede funcionar bien si no se basa en la confianza clara de que no hay criminales entre su cúpula".

Posibles peligros para los accionistas

Ante una situación adversa, los accionistas son los más perjudicados y pueden llegar incluso a quedarse sin su dinero. Si la pérdida de reputación del BBVA, que ya ha reconocido el consejero delegado, Onur Genç, desencadenara una disminución de valor o capital de la entidad, lógicamente, las acciones valdrían menos y sus propietarios perderían dinero. Ahora bien, la ley prevé que, incluso aunque se llegase al peor de los supuestos (una quiebra o cierre de negocio), los accionistas siempre cuentan con la posibilidad legal de demandar a una entidad, si consideran o prueban que aquélla ha hecho caer el valor de sus acciones, si esta caída se hubiese debido a actos de mala fe o criminales.

Una situación muy improbable, pero no imposible. En opinión de Patricia Suárez (@WonderWomanPSR), presidenta de Asufin (@asufin_), "en la actualidad no parece que haya ningún riesgo para los accionistas. No obstante, esta imputación sí puede llegar a perjudicarles en el sentido de una bajada de valor de las acciones, de hecho, ya en la anterior junta de accionistas los mayoritarios se mostraron muy contrariados con la dirección del banco porque no estaban ofreciendo suficientes explicaciones. De hecho, criticaban que Carlos Torres siguiera defendiendo la inocencia de Francisco González hasta que no hubiese un informe de Price Watherhouse. Así las cosas, queda esperar".

¿Existen riesgos a corto o medio plazo? La presidenta de Asufin confiesa: “No descarto que las acciones bajen y, si saliera alguna noticia que confirmase la gravedad de las acusaciones, sí que veo posible una intervención del Banco Central Europeo (BCE @ecb), que me consta que sigue muy pendiente de la situación. En ese supuesto, sí es previsible una pérdida de valor de las acciones, con la consiguiente pérdida económica para todos los accionistas”.

Riesgos para los proveedores, en caso de dificultades

En caso de dificultades económicas de una empresa o de un banco, aunque sean de gran tamaño como el BBVA, en general, los proveedores corren un mayor riesgo que los depositantes, pero se hallan menos expuestos que los accionistas. Los proveedores (profesionales autónomos, pymes o empresas que les presten sus servicios) tienen la categoría de acreedores. Por tanto, como sucede con cualquier acreedor, in extremis, si el banco no pudiera hacer frente a los pagos o quebrara, tendrían que ir al arbitraje y/o concurso de acreedores que se abriera a tal efecto, con el consiguiente retraso en el cobro de sus facturas y una pérdida segura, ya que en dichos concursos es habitual que se pacte una rebaja de la cantidad a cobrar.

¿Y los bonistas?

Los bonistas (personas que poseen títulos de renta fija emitidos por el banco) están también en la posición de acreedores. Cuando se produce un descalabro financiero se encuentran expuestos a sufrir un quebranto económico, por ejemplo, si el banco entrara en dificultades irresolubles. En un caso extremo, como una quiebra, los titulares de los bonos cobrarían en función de que hubiera activos para liquidar con los que saldar las deudas. Según los expertos, las pérdidas suelen rondar el 30%-40% en estos casos extremos.

Por el momento, estos posibles riesgos para los clientes, usuarios e inversores de BBVA son únicamente supuestos, ya que todas las fuentes consultadas coinciden en que, por ahora, no hay peligro de ninguna clase. Y el mensaje del Gobierno apunta en esa dirección de tranquilidad, tal y como indicó el pasado miércoles la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero (@mjmonteroc), al afirmar que espera que el caso Villarejo no impacte en la "cartera" de BBVA ni en las decisiones de inversión de los clientes de la entidad.

0

No hay comentarios ¿Te animas?