Consumo

Metilmercurio, la forma más tóxica del mercurio: ¿en qué alimentos lo consumimos?

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Sábado 23 de enero de 2021

4 minutos

Cocinar no elimina el mercurio, según la Organización Mundial de la Salud

Metilmercurio, la forma más tóxica del mercurio ¿en qué productos lo consumimos? (Foto Bigstock)
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Sábado 23 de enero de 2021

4 minutos

El mercurio es un producto químico tóxico para la salud humana que, en sus distintas formas, tiene diferentes efectos en los sistemas nervioso, digestivo e inmunitario, así como en los pulmones, los riñones, la piel y los ojos. Según la Organización Mundial de la Salud (@WHO), las emisiones de mercurio en el medio ambiente se deben principalmente a la actividad humana, en particular al funcionamiento de centrales eléctricas de carbón, sistemas de calefacción de viviendas o incineradoras, y a la minería de mercurio, oro y otros metales. Una vez en el medio, el mercurio elemental se transforma naturalmente en metilmercurio, que se acumula en peces y mariscos. Así, la OMS asegura que “la exposición humana se produce fundamentalmente por inhalación de vapores de mercurio elemental desprendidos en procesos industriales y por consumo de pescado y marisco contaminados”.

Cuanto más grande es el pez, probablemente contendrá más cantidad de metilmercurio, puesto que se ha comprobado que este producto se “biomagnifica”. Esto significa que los peces depredadores grandes, como por ejemplo el atún o el pez espada, es más probable que tengan niveles altos de mercurio, como resultado de comer muchos peces más pequeños que han adquirido mercurio a través de la ingestión de plancton. Asimismo, cuanto más viejo sea el pez o el mamífero marino, mayor será su concentración de metilmercurio.

 

Metilmercurio, la forma más tóxica del mercurio ¿en qué productos lo consumimos? (Foto Bigstock) 2

 

Por otra parte, también hay más concentración de mercurio en langostas, bogavantes y cangrejos de mar, que en almejas, mejillones, ostras o vieiras, de acuerdo con los datos de estudio “Mercurio: evaluación de la carga de morbilidad ambiental a nivel local y nacional / editado por Annette Prüss-Üstün2. Además, cocinar ese pescado no eliminará el mercurio, según la Organización Mundial de la Salud.

Efectos sobre la salud

El mercurio es tóxico incluso en pequeñas cantidades. Ahora bien, todos los seres humanos estamos expuestos a algún nivel de mercurio, por lo que, en última instancia, sus efectos sobre nuestra salud y su gravedad dependerán, según los expertos, de los siguientes factores:

-El tipo de mercurio

-La dosis

-La edad o la etapa de desarrollo de la persona expuesta

-La duración de la exposición

-La vía de exposición (inhalación, ingestión o contacto dérmico)

Atendiendo a estos factores, los dos grupos más vulnerables a los efectos del mercurio son lo que se exponen a él de manera regular por motivos laborales (los pescadores, por ejemplo) y los niños que estuvieron expuestos al metilmercurio cuando eran fetos debido consumo de pescado y mariscos por parte de la madre. Con todo, según la OMS “prácticamente todas las personas tienen en su organismo al menos cantidades ínfimas de metilmercurio, lo cual refleja la presencia generalizada de este compuesto en el medio ambiente y la exposición humana a través del consumo de pescados y mariscos”.

Así las cosas, para reducir los efectos del metilmercurio (y del mercurio en general) en la salud humana se debería evitar que este entre en la cadena alimentaria, y eso solo es posible si nosotros impedimos que se introduzca en el medio ambiente como consecuencia de la actividad humana a la que nos referíamos al principio del artículo.

Sobre el autor:

Toni Esteve

Toni Esteve es redactor especializado en temas de economía y consumo.

… saber más sobre el autor