Economía familiar

Cuando vender la nuda propiedad y mantener el usufructo es la mejor opción

Anna Blanco

Foto: Bigstock

Lunes 22 de marzo de 2021

3 minutos

Se consigue mantener el derecho de uso de la vivienda mientras vivamos y un dinero por la venta

Cuando vender la nuda propiedad y mantener el usufructo es nuestra mejor opción
Anna Blanco

Foto: Bigstock

Lunes 22 de marzo de 2021

3 minutos

Para muchas personas, cuando llega la edad de jubilación, la pensión que reciben no es suficiente para mantener un nivel de vida adecuado y se plantean qué otras opciones son posibles para mejorar su situación económica. En los casos en que estas personas tienen una vivienda en propiedad, la venta de su nuda propiedad manteniendo el usufructo vitalicio puede ser una buena posibilidad para complementar la pensión sin necesidad de cambiar de casa. 

En este sentido, hay que tener claro que el usufructo es el derecho al uso y disfrute de una propiedad y que, si le restamos este derecho de usufructo a un inmueble, queda la propiedad 'desnuda' o nuda propiedad (se tiene la titularidad de la vivienda, pero no se puede usar ni alquilar). 

De esta manera, en la compra y venta de la nuda propiedad con reserva de usufructo vitalicio, los derechos se separan entre el vendedor (usufructuario) y el inversor (nudo propietario).

¿En qué consiste la venta de la nuda propiedad?

La venta de la nuda propiedad consiste en que el propietario de una vivienda (persona mayor) transmite la titularidad de su casa a cambio de una cantidad acordada y, a su vez, se reserva el derecho de continuar con el usufructo de su hogar mientras viva. Para calcular las condiciones económicas de la venta, se tienen en cuenta numerosos factores de diferente naturaleza siendo los principales el valor de mercado del inmueble y la esperanza de vida de los beneficiarios.

El inversor, en función de esos factores, ofrecerá una cantidad al propietario por su nuda propiedad y su pago puede llevarse a cabo mediante diferentes formas:

  • Pago único en el que el vendedor recibe todo el importe acordado de una vez al momento de firmar ante notario.
  • También es posible pactar una renta vitalicia por lo que el vendedor recibe de por vida un pago, normalmente mensual.
  • Otra opción es la renta temporal en la que se pacta una cantidad total que se va pagando de forma fraccionada, mensualmente.
  • Y, por último, existe la posibilidad de acordar un pago mixto. Se paga una cantidad inicial y el resto en renta temporal o vitalicia, de pago mensual.

Beneficios de la venta conservando usufructo

Cuando vender la nuda propiedad y mantener el usufructo es nuestra mejor opción

Uno de los principales beneficios de vender la nuda propiedad conservando el usufructo de nuestra vivienda es que se consigue una fuente de ingresos extra sin tener que moverse de casa, es decir, se disfruta de una mejor situación económica sin cambios molestos en nuestra vida. 

Además, el usufructuario puede alquilar la vivienda si así lo desea y disfrutar del ingreso del alquiles y de la venta de la nuda propiedad. 

Y, por otra parte, podemos ahorrarnos gastos de la propiedad. De esta manera, el Código Civil establece como criterio general que los gastos ordinarios (gastos regulares como el consumo de luz, limpieza, mantenimiento del ascensor, etc) corresponden al usufructuario mientras que el nudo propietario debe asumir los gastos extraordinarios y los del capital (derramas aprobadas para obras o reparaciones del inmueble, por ejemplo).