Economía familiar

¿Es legal guardar dinero en casa?

Beatriz Torija

Martes 3 de agosto de 2021

5 minutos

Hacienda exige demostrar el origen del dinero o interpretará que hay incremento patrimonial

¿Es legal guardar dinero en casa?
Beatriz Torija

Martes 3 de agosto de 2021

5 minutos

No existe ninguna ley que impida tener el dinero en casa en lugar de tenerlo ingresado en el banco. ‘Guardarlo debajo del colchón’ como popularmente se conoce a la práctica de tener el dinero en casa es una idea que, con probabilidad, haya pasado por la cabeza de más de uno en estos momentos en el que la banca nos está exprimiendo con las comisiones. Durante la crisis financiera que arrancó en 2008 con la quiebra de Lehman Brothers, y en los momentos de más incentidumbre en el que los rumores de posibles quiebras bancarias corrían como la pólvora, no fueron los pocos los ciudadanos que decidieron sacar su dinero, o parte de él, del banco.

“Si tiene un origen legítimo y ha sido declarado”, explican desde el comparador financiero HelpMyCash, es completamente legal tener los ahorros en casa. Ahora bien, convertirte en el propio depositario de tu dinero, puede ayudar a esquivar las comisiones, pero tiene muchos otros peligros e inconvenientes.

Ser víctima de un robo es el principal peligro de guardar el dinero en casa. El resultado de años de esfuerzo puede volatilizarse en cuestión de minutos. En 2020 se registraron 70.481 robos con fuerza en domicilios en España, según el Ministerio del Interior. Por tanto, si vamos a guardar dinero en casa, conviene extremar las precauciones e invertir en seguridad, por ejemplo, instalando un buen sistema de alarmas.

Tampoco hay que desdeñar el riesgo de los desastres naturales. Si sufrimos un incendio en nuestra vivienda o se produce una inundación, además de los daños materiales que sufra el inmueble, el ahorro podría verse afectado.

¿Es legal guardar dinero en casa?

El riesgo de la inflación

Cada día que pase nuestro dinero guardado en casa perderá un poco de valor, en un contexto económico en el que haya inflación, es decir, si suben los precios, por poco que sea. En poco tiempo, quizá no se note mucho la pérdida de poder adquisitivo, pero a medio plazo, sí.

Si el coste de la vida sube, nuestro sueldo o nuestra pensión, nos luce menos, podemos hacer menos cosas con él. Porque donde ayer comprábamos una barra de pan por 50 céntimos, hoy quizá tengamos que añadir unos céntimos más. Además, Además, en entornos inflacionarios, los productos que más suben son los de mayor consumo, los productos de primera necesidad.

Ahora bien, el hecho de tener nuestro dinero en el banco no cambia mucho la situación. Tener en dinero en una cuenta corriente sin más, tal y como están los tipos de interés ahora mismo, no cambia mucho las cosas. La única forma de que nuestro dinero no pierda poder adquisitivo es tenerlo invertido en algún producto de ahorro con una rentabilidad, como mínimo, igual a la inflación.

Ojo con Hacienda

Es perfectamente legal sacar tu dinero del banco, sin ningún límite y guardarlo en casa. De cara a Hacienda, los problemas pueden llegar posteriormente, cuando vayamos a emplear ese dinero o, si después de un tiempo, lo reingresamos en el banco.

La Dirección General de Tributos señala que «la realización de una retirada y de un posterior ingreso de dinero en efectivo en una cuenta bancaria no tiene, en principio, trascendencia a efectos del impuesto sobre la renta de las personas físicas», pero el ciudadano tendrá que poder demostrar de dónde procede el dinero.

Si pasa muy poco tiempo entre el reintegro y el reingreso, es más fácil que la Administración entienda que se trata del mismo dinero. Pero si pasa más tiempo, incluso años, en el que ese dinero ha permanecido fuera del circuito bancario, guardado en casa, la Agencia Tributaria podría dudar de su procedencia y obligar a tributar sobre el mismo en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), como una ganancia patrimonial no justificada. Si eso ocurre, obligaría a tributarlo en más de un 50%, si no se consigue probar que se trata del mismo dinero que se sacó en el pasado. Para la Administración, la carga de probar el origen del dinero metido en una cuenta la tiene el contribuyente.

Por ello, “es recomendable guardar documentos que nos ayuden a aclarar las preguntas de Hacienda como extractos de la cuenta, justificantes de los reintegros, copia de las nóminas, etc”, explican desde HelpMyCash. Si no conseguimos acreditar el origen del dinero guardado en casa, Hacienda lo podría considerar como una ganancia no justificada y hacernos pagar impuestos. En los casos más extremos, y tras retirar una importante cantidad de dinero, podría ser conveniente incluso acudir a un notario.

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor