Educación financiera

Seguro de hogar: ¿cuál es la diferencia entre el contenido y el continente?

María Liébana

Viernes 4 de diciembre de 2020

1 minuto

Si eres inquilino bastará con asegurar el contenido. Si eres propietario deberás que asegurar ambos

En un seguro de hogar, ¿en qué se diferencian continente y contenido? Foto: bigstock
María Liébana

Viernes 4 de diciembre de 2020

1 minuto

Cada vez estamos más concienciados de la importancia de tener nuestra vivienda asegurada, ya que es uno de los bienes más preciados que tenemos. Un seguro de hogar nos aporta seguridad y tranquilidad y, en el caso de que se produzca un siniestro, ayuda a que ese trance sea menos “costoso”.

Lo más habitual es que a la hora de proteger nuestro hogar queramos contratar un seguro que no suponga mucho gasto, ya que muchas veces vemos el posible percance o accidente como algo muy remoto.

Sin embargo, es importante que nos aseguremos que contratamos el producto adecuado a nuestras preferencias y necesidades y que entendemos todas sus condiciones. Porque como suele ocurrir con este tipo de productos, su contratación requiere, además de tiempo y paciencia, cierto grado de conocimiento de los tecnicismos más utilizados en el sector.

Una de las cuestiones básicas que nos van a preguntar a la hora de contratar un seguro es si vamos a asegurar continente o contenido. Dos términos que se suelen confundir a menudo y trae más de un disgusto.

En un seguro de hogar, ¿en qué se diferencian continente y contenido? Foto: bigstock

A continuación, veremos cuáles son sus diferencias y por qué es tan importante conocerlas (teniendo en cuenta que cada aseguradora puede aplicar sus propios matices):

Continente

En este concepto se incluye todo aquello que forma parte de la edificación (cimientos, suelos, paredes, tabiques, puertas, ventanas…), las instalaciones fijas de agua, electricidad, calefacción, aire acondicionado, telefonía, sanitarios… Se entienden también incluidas las instalaciones de ornato adheridas a suelo, paredes o techos (pintura, papel pintado, parqué, moquetas…).

Para calcular el valor del continente se toma como referencia el valor de construcción de la casa vacía, es decir, lo que costaría volver a poner en su sitio paredes, techos, suelos o instalaciones después de un siniestro muy grave como un incendio o una inundación.

Contenido

Es el conjunto de bienes muebles que se encuentren dentro de la vivienda a asegurar. En general incluye muebles, enseres domésticos o de uso personal, ropa, electrodomésticos, aparatos tecnológicos, instrumentos de música, menaje de cocina, ropa de cama, alfombras y cortinas, artículos de deporte, incluso alimentos…

Para calcular el valor del contenido correctamente se recomienda recorrer la vivienda habitación por habitación y apuntar todo lo que se tendría que reponer en caso de robo, inundación, incendio o demás siniestros.

Se suele utilizar para diferenciar ambos términos un juego imaginario en el que damos la vuelta a nuestra casa y la agitamos: el continente sería todo lo que permaneciera en su sitio y el contenido todo lo que se cayera.

Debes tener en cuenta que si eres el propietario deberás que asegurar tanto el continente como el contenido de tu vivienda, mientras que, si sólo eres inquilino, bastará con que asegures el contenido de tu hogar.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?