Pensiones

Estos son los riesgos del apalancamiento financiero

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Domingo 6 de junio de 2021

3 minutos

Este término económico lo practicamos habitualmente en acciones con las que buscamos un beneficio

Apalancamiento financiero, ¿me puede pasar a mí?
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Domingo 6 de junio de 2021

3 minutos

Apalancarse solamente es positivo cuando lo utilizamos para decirnos que nos fundiremos con el sofá después de un día duro. Pero por norma general a esta palabra se la suele asociar con inactividad, falta de energía y enrocarse.

Unas connotaciones negativas, que no queremos asociar a nuestra economía. Por eso, vamos a explicar qué es el apalancamiento financiero.

En el mundo económico apalancarse es sinónimo de endeudarse para realizar alguna acción. Por ejemplo, si queremos comprarnos un coche o cambiar de casa, nos apalancaremos. El apalancamiento financiero consiste en usar, a modo de palanca (de ahí su nombre), mecanismos que nos permitan aumentar la rentabilidad de una inversión.

Estos mecanismos nos llevan a endeudarnos pensando en que los beneficios serán mayores e incluso podremos cubrir los intereses. Un hecho que debemos hacer cuando estemos muy seguros ya que, de fallar, nos encontraríamos en una situación de la que salir sería muy difícil.

El apalancamiento financiero puede darse sin que nos demos cuenta. Lo realizamos sin pensar en las consecuencias, solamente en lo que queremos conseguir. Por eso es importantísimo contar con un asesor financiero.

Asesor financiero para el apalancamiento de la economía

De este modo, podremos decidir mejor qué tipo de inversiones hacer para lograr un mayor ahorro. Este ahorro se calcula cuando la revalorización de lo comprado es muy superior al dinero que nos han prestado. Como en el ejemplo de la casa, cuando sale bien. En estos casos podemos decir que la compra de vivienda es una buena ocasión "para apalancarse".

Pero además de la vivienda, el apalancamiento financiero también lo podemos hacer con otro tipo de inversiones, como por ejemplo en bolsa, o en inversiones de negocios que vayamos a emprender o que apoyemos. 

Como hemos visto, las posibilidades del apalancamiento financiero son muchas, y los beneficios pueden ser cuantiosos, los mismos que los riesgos.
Teniendo toda la información en la mano, ¿lo pondrías en práctica?

En cualquier caso, hay que recordar que la gestión de tus finanzas es un tema central y que debes revisar la rentabilidad que te ofrecen los ahorros para que puedas estimar la buena salud de tus finanzas y de tu economía en general. Y, por supuesto, ante cualquier duda, busca asesoramiento.

Sobre el autor:

Ignacio Casanueva

Ignacio Casanueva es redactor especializado en temas de tecnología y salud.

… saber más sobre el autor