Pensiones

Mariano Jiménez (OCOPEN): "Urge adoptar un modelo mixto en el que haya pensión pública y privada"

Pepa Montero

Martes 27 de octubre de 2020

1 minuto

"Hay que priorizar fiscalmente los planes de pensiones empresariales”, reclama OCOPEN

Mariano Jiménez (OCOPEN): "España necesita un modelo mixto en el que haya pensión pública y privada"
Pepa Montero

Martes 27 de octubre de 2020

1 minuto

Logopensiones3

Así es el sistema británico de planes de pensiones de empresa que podría llegar a España

La AIReF pide reformular las desgravaciones a los planes de pensiones

El patrimonio en planes de pensiones recupera niveles previos al Covid-19

 

 

"España tiene que adoptar un sistema mixto de pensiones de reparto y de capitalización, como el que existe en la inmensa mayoría de los países, donde el primer proveedor de pensiones siga siendo el Estado, pero además existan otros proveedores y distintas fuentes de pensiones complementarias, fundamentalmente procedentes del segundo pilar (previsión empresarial) y, en su caso, del tercer pilar (planes de pensiones individuales)", asegura Mariano Jiménez Lasheras (@MjimenezLash), presidente de OCOPEN (@OCOPEN_), la Asociación de Consultores de Pensiones, un cargo que compatibiliza con el de director general de CPPS Asesores.

Jiménez, una autoridad en sistemas de previsión social complementaria, cree necesario "recuperar las ventajas fiscales para las empresas que promuevan planes de pensiones para sus trabajadores", si se quiere que la previsión complementaria se extienda de verdad a pymes y al conjunto de la población. Actuario de la Seguridad Social en excedencia, ha desarrollado gran parte de su carrera profesional (20 años) en la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones en la supervisión de los sistemas de pensiones empresariales.

PREGUNTA.- ¿Cómo valora el anuncio del ministro José Luis Escrivá de extender la previsión social complementaria, fundamentalmente empresarial?

RESPUESTA.- Me parece una medida tremendamente positiva. Tenemos que ir hacia un sistema mixto de pensiones de reparto y de capitalización, como el que existe en la inmensa mayoría de los países de nuestro entorno.

P.- ¿Cree que el Pacto de Toledo apostará por reforzar los planes de pensiones privados?

R.- Yo confío en que sí, en que esta vez el Pacto de Toledo decidirá acometer la reforma de los sistemas de pensiones, tanto del publico como de los privados. Y en ese escenario, los planes de pensiones de las empresas son decisivos. El cauce natural para la extensión de la previsión social complementaria es el de la negociación colectiva, pero este es el sistema que tenemos actualmente, y los resultados son muy limitados: apenas tienen planes de pensiones los trabajadores de grandes empresas y en algunos sectores como banca o telecomunicaciones. De hecho, únicamente el 10% de empleados posee cobertura de planes de empresa, y el reto sería extenderlo a un 80%-90% de trabajadores, y a las pequeñas y medianas empresas, donde la implantación es prácticamente nula.

 

Mariano Jiméenz (OCOPEN)

"La experiencia del País Vasco muestra que las pymes pueden acceder a la previsión empresarial"

P.- ¿Qué le parece la experiencia del País Vasco en planes de pensiones de empleo?

R.- Funciona muy bien. Así como la previsión social en el conjunto de España, apenas representa un porcentaje del 10% del PIB, en el País Vasco estamos hablando de un 35% de su PIB; una cifra muy notable. A mí la experiencia del País Vasco me parece interesante porque está centrada en las pequeñas y medianas empresas (pymes), y ha demostrado que es posible que la previsión complementaria se extienda a las pymes. Gran parte del éxito proviene de la conjunción de acuerdos de negociación colectiva sectorial con un apoyo claro y decidido de las Administraciones autonómicas.

P.- A las empresas, ¿habría que obligarlas a ofrecer planes para sus empleados?

R.- Lo idóneo sería pasar a un sistema de adscripción automática o seudoautomática, como el modelo inglés de auto enrolment, donde las empresas están obligadas a ofrecer un plan de pensiones a sus trabajadores, y éstos tienen la opción de salirse de él de modo voluntario. La experiencia ha sido muy buena: más del 84% de los trabajadores están inscritos y la tasa de renuncia es inferior al 10%.

 “Soy partidario de priorizar fiscalmente los planes de pensiones empresariales”

P.- ¿Cómo valora la intención del ministro Escrivá de traspasar beneficios fiscales de los planes individuales a los de empresa?

R.- En el análisis de beneficios fiscales realizado por la AIREF, los sistemas individuales no salen bien valorados. Es lógico que se planteen reorientar los incentivos fiscales a los productos que sean más eficientes. Los sistemas de pensiones empresariales tienen muchas ventajas respecto a los sistemas individuales. Permiten extender los beneficios a todas las capas de la población trabajadora independientemente de su capacidad de ahorro; tienen un coste muy inferior a los individuales; y una rentabilidad superior. Las decisiones las toman las propias empresas junto a los trabajadores.

"La bonificación fiscal debe revertir al propio plan, para así acrecentar la pensión del trabajador"

P.- ¿Harían falta desembolsos muy grandes por parte del trabajador?

R.- Creo que no hacen falta grandes aportaciones ni conllevaría grandes costes. En Reino Unido se empezó con un 2%, luego un 5% y desde 2019 es un 8%, que se reparte entre la empresa, el trabajador y el Estado. El atractivo de estos sistemas empresariales es que, a modo de ejemplo, si un trabajador aporta 100 euros, la empresa le va a aportar otros 100 euros, y a través de la bonificación fiscal, el Estado le aportaría otros 30 euros; de este modo, los 100 euros iniciales se convierten en 230 euros. Hay que recalcar que lo importante es que la bonificación fiscal revierta al propio instrumento de ahorro para así acrecentar la pensión futura.

P.- ¿Por qué no han funcionado los planes de empleo en España?

R.- En 1987 hubo una exteriorización voluntaria, para empresas que tenían compromisos de pensiones en sus balances, para que los traspasaran a planes de pensiones con beneficios fiscales, y fueron muchas compañías de sectores y tamaño las que se acogieron. Luego hubo una segunda fase, en 2000, de exteriorización obligatoria, aquellas empresas que tenían compromisos, ya no era voluntario sino obligatorio que los sacaran de balance y abrir planes de pensiones de empleo, y ahí se terminó. Luego vino la crisis, y el buen caldo de cultivo que había entonces con empresas y sindicatos convencidos de la idoneidad del salario diferido, ahora ha desaparecido.

 

Mariano Jiménez, presidente de Ocopen
 

“Hay que avanzar a un sistema semiobligatorio y simplificado para pymes"

P.- ¿Es posible que las pymes pongan en marcha un sistema de empleo para la plantilla?

R.- Los planes de pensiones empresariales actuales son casi imposibles en pequeñas empresas y micropymes, salvo que se introduzca simplificación, como por ejemplo, un sistema semiobligatorio, como el inglés, o el modelo del País Vasco, más basado en la negociación colectiva supra empresarial. Los planes de pensiones, en su configuración actual, son instrumentos complejos que a las pymes les suponen un coste inasumible y dificultades de implantación y de gestión. Habría que ir hacia un sistema de adscripción por defecto, súper simplificado, barato, probablemente de gestión pública, donde las pymes y micropymes tuvieran siempre posibilidad de tener previsión social.

P.- ¿Y para los autónomos?

R.- Posiblemente habría que pensar en incorporar también a este sistema a los autónomos, porque necesitan complementar su pensión pública. Actuar con las pymes y autónomos es vital, si queremos extender la previsión social al conjunto de la población, ya que las pymes suponen hoy el 85% del tejido productivo de España.

P- Las empresas se quejan de falta de ventajas fiscales para implantar planes de pensiones...

R.- Las bonificaciones fiscales a las empresas son claves. En la época floreciente de estos sistemas, existía deducción de las aportaciones en base imponible y, adicionalmente, un 10% de deducción fiscal en cuota para las empresas en el Impuesto de Sociedades, pero eso desapareció. En OCOPEN creemos imprescindible que se recuperen los incentivos fiscales para las empresas.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?