Pensiones

Ser pensionista activo: ¿es la opción más conveniente?

65ymás

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

4 minutos

Veamos en qué consiste la jubilación activa, requisitos y por qué cada vez tiene más adeptos

 Ser pensionista activo, ¿puede ser la opción más conveniente?
65ymás

Foto: Bigstock

Lunes 29 de marzo de 2021

4 minutos

Con la crisis económica causada por la pandemia de coronavirus, muchas personas se han llegado a replantear su situación laboral y financiera. Cuando un trabajador se acerca a su edad de jubilación surgen preguntas como: ¿Voy a poder jubilarme y mantener el mismo nivel de vida? o ¿Qué opciones tengo si quiero seguir trabajando?  En este sentido, podemos encontrar alternativas a la jubilación tradicional para no dejar de trabajar de golpe y depender de una pensión.  

Ser pensionista activo, ¿puede ser la opción más conveniente?

La jubilación activa 

Una persona que se acerca a la edad legal de jubilación tiene varias opciones para seguir activo en el mundo laboral. Mediante la jubilación activa, compaginar la jubilación con la actividad laboral es posible.  

Desde la aprobación en 2013 del Decreto-Ley de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, en España está permitido ser un pensionista activo. Esto implica la compatibilidad de recibir el 50% de la pensión de jubilación con la realización de un trabajo por cuenta ajena o el 100% si se trata de autónomos.  

En el caso de los autónomos que se decanten por la jubilación activa, es necesario tener contratado, al menos, a un trabajador por cuenta ajena. Y no podrán acceder a ella los autónomos societarios, administradores o socios de una empresa. 

Además, para solicitar la jubilación activa de la Seguridad Social se tienen que cumplir cinco condiciones principales:   

  • Haber cumplido la edad legal ordinaria de jubilación vigente en el momento. No se tendrán en cuenta las bonificaciones ni anticipaciones de edad para la jubilación.    
  • El porcentaje aplicable a la base reguladora ha de alcanzar el 100%. Por lo tanto, una persona tiene que acreditar haber cotizado 36 años, que es el mínimo exigido.  
  • No estar en situación de jubilación anticipada. Aunque si se puede solicitar estando en una jubilación anticipada parcial. 
  • Que la actividad laboral que se desarrolle se lleve a cabo en el sector privado. Queda invalidada la jubilación activa en empresas públicas.  
  • La empresa debe estar de acuerdo con la propuesta de jubilación activa del trabajador.  
Ser pensionista activo, ¿puede ser la opción más conveniente?

Otras alternativas a la jubilación tradicional 

Si la idea de llevar a cabo una jubilación activa no nos convence, podemos optar por otras opciones que pueden adaptarse también a nuestras necesidades. La jubilación flexible nos permite compatibilizar la pensión de jubilación con un contrato a tiempo parcial y dentro de unos límites. En ese caso, la minoración de la pensión será proporcional a la jornada laboral que realicemos.  

Por su parte, la jubilación parcial es una fórmula que se puede solicitar a partir de los 60 años y está diseñada para aquellos trabajadores que quieran ir reduciendo poco a poco su carga de trabajo y tener una transición hacia la jubilación.