Planes de pensiones

Cuenta de ahorro o plan de pensiones: ¿qué es mejor?

Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 30 de noviembre de 2020

1 minuto

Ventajas fiscales frente a la facilidad de la operativa y la inmediatez del acceso al dinero

Cuenta de ahorro o plan de pensiones: ¿qué es mejor?
Toni Esteve

Foto: Bigstock

Lunes 30 de noviembre de 2020

1 minuto

Los ingresos por jubilación con que cuenta la mayoría de los españoles dependen en gran parte de la pensión pública de la Seguridad Social. Sin embargo, la creciente incertidumbre entre la población activa sobre si podrá disfrutar de esa pensión en un futuro, o si será suficiente para poder mantener su actual nivel de vida, está aumentando su interés por planificar mejor su tránsito a la jubilación. En este contexto, las opciones de ahorro individual para completar la pensión pública cuando llegue el momento del retiro son variadas, por lo que surgen las dudas: ¿a que edad empiezo a ahorrar?; ¿Cuánto dinero destino a ese ahorro y en que producto lo invierto?

En cuanto a ese ahorro individual, dos opciones pueden ser hacerlo a través de un plan de pensiones o directamente con una cuenta ahorro. Los planes de pensiones, producen rentabilidad por las inversiones que realizan (principalmente en acciones, bonos o letras), y ahorro fiscal a largo plazo. Por su parte, las cuentas de ahorro ofrecen rentabilidad (se poca o mucha) por el mero hecho de tener el dinero en la cuenta, sin que ese dinero acabe invertido en ningún otro producto.

 

¿Qué es mejor, un plan de pensiones o una cuenta ahorro? (Foto Bigstock)

(Foto: Bigstock)

La ventaja de la cuenta de ahorros es que es un producto bancario sin riesgos (sabemos de antemano cuál es su rentabilidad), fácil de entender y que podemos disponer de nuestro dinero en cualquier momento y de forma inmediata, ya sea en una sucursal bancaria, mediante una transferencia a la cuenta asociada al producto o a través de un cajero automático. En cambio, el rescate anticipado de los planes de pensiones puede estar penalizado. Piensa que ese plan es como una hucha en la que vas metiendo un dinero que no podrás sacar hasta que te jubiles, aunque la Ley permite excepciones a esta norma (que hayan pasado al menos 10 años desde su apertura o que estés enfermo o en situación de desempleo de larga duración).

En el caso de los planes de pensiones, su rentabilidad no está garantizada, ya que dependerá de la habilidad de la entidad que lo gestiona para generarla con las inversiones en activos que haga con el dinero de los planes. En realidad, el gran atractivo de los planes de pensiones radica en sus ventajas fiscales, ya que las aportaciones a planes de pensiones de hasta 8.000 euros anuales desgravan en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Física (IRPF).

En cualquier caso elijas la opción que elijas para ahorrar de cara a tu jubilación (según el Banco de España, las personas mayores de 65 años, como ya están disfrutando de su pensión, ahorran principalmente a través de su cuenta corriente bancaria) siempre es una buena decisión. Y nunca es demasiado pronto para empezar. Piensa que, si cuando llegue este momento tu único ingreso pasa a ser la pensión pública de jubilación, lo más probable es que tus ingresos se vean disminuidos con respecto a los que tenías cuando estabas en activo. Planifícate para ver si necesitarás compensar esa pérdida con algunos ahorros para poder mantener tu calidad de vida, teniendo en cuenta, además, que después de jubilarte te pueden quedar muchos años por delante para disfrutar con salud.

0

No hay comentarios ¿Te animas?