Economía

Consejos para ahorrar en la factura de la luz que las eléctricas no cuentan

María Bonillo

Foto: Bigstock/Europa Press

Domingo 20 de marzo de 2022

7 minutos

Desde la OCU explican cómo ahorrar en las facturas de suministros, tanto gas, electricidad como agua

Consejos para ahorrar en la factura de la luz que las eléctricas no cuentan. Foto: Bigstock
María Bonillo

Foto: Bigstock/Europa Press

Domingo 20 de marzo de 2022

7 minutos

Cambiar algunos sencillos hábitos puede ayudarnos a ahorrar en las facturas de suministros, sobre todo las de gas y electricidad, sin demasiado esfuerzo, según indica la Organización de Consumidores y Usuarios (@consumidores). En este sentido, algunos de los cambios que podemos realizar para ahorrar en nuestras facturas pasan por revisar la potencia contratadautilizar los electrodomésticos de forma eficiente, entre otras consideraciones a tener en cuenta.

 dinero factura luz

Revisa la potencia de tu contrato de electricidad

Para recortar la factura de la luz, lo primero que debemos hacer es revisar qué potencia tenemos contratada para comprobar si es realmente la que necesitamos. 

Gran parte de lo que se paga en la factura es el término fijo que se paga en función de la potencia contratada (cada 1 kW de potencia supone casi 50 euros al año). Para saber si pagamos más potencia de la que necesitamos normalmente, solo tenemos que fijarnos en el ICP (interruptor de control de potencia) que los nuevos contadores ya llevan integrados para controlar que no utilizas más potencia que la tienes contratada. Si nunca te salta el ICP, significaría que puedes contratar algo menos de potencia y, por tanto, ahorrar un poco en la factura. 

De la tarifa de discriminación horaria a los tres tramos

Ya que desde junio del año pasado los consumidores con menos de 15 kW contratados no pueden elegir tarifa, sino que todos los hogares tienen tarifas con 3 tramos horarios (punta, llano y valle), es importante conocer los horarios para concentrar el consumo en las horas más económicas o al menos evitar las horas punta para conseguir ahorrar un poco en la factura. 

Usa los electrodomésticos de manera eficiente

Un buen uso de los electrodoméstico nos permitirá no solo alargar su vida útil, sino que además podremos reducir el consumo de energía. ¿Cómo? Hay diferentes consejos que podemos seguir para conseguirlo: 

  • Elegir los programas que funcionan a temperaturas bajas (al calentar el agua es cuando más consumen): los programas ECO del lavavajillas, o lavar a 40º C la ropa se traduce en un ahorro del 40% en luz.
  • Vigilar dónde instalamos el frigorífico y el congelador: lo mejor será colocarlo alejado de las fuentes de calor, con bastante espacio alrededor, no poner el termostato a tope y no introducir alimentos calientes que suban la temperatura del interior. 
  • Podemos apagar las placas eléctricas o el horno un poco antes de que acabe el tiempo de cocción y aprovechar el calor residual.
  • Mantener bien limpios los electrodomésticos es clave para aumentar su eficiencia, con el consiguiente ahorro que conseguiremos. 

En el caso de aparatos como la televisión, el ordenador, el cargador o el equipo de música, apagarlos del todo, no dejarlos en modo stand by, nos permitirá ahorrar un poco en su consumo energético (10%), ya que, aunque mucho menos, en modo stand by siguen consumiendo. 

Consejos para ahorrar en la factura de la luz que las eléctricas no cuentan. Foto: Bigstock

Escoger la tarifa que más te conviene

Dejando a un lado la publicidad, hay que mirar qué tarifa nos conviene más: ¿PVPC o mercado libre? ¿Tarifa fija o una tarifa indexada cuyo precio cambia día a día? ¿Gas y luz en la misma tarifa o por separado? Elegir la correcta nos permitirá ahorrar, para ello, desde la OCU recomiendan analizar nuestro perfil de consumo para elegir la correcta. 

"Elegir bien tu compañía y tu tarifa puede suponer un ahorro de 230 euros al año en tu suministro de electricidad y 180 euros en el suministro de gas", indican. 

Revisa si puedes acogerte al bono social

La opción de acogerse al bono social nos permitirá ahorrar unos 150 euros al año, según señala la OCU, por eso conviene saber si podemos o no acogernos a esta ayuda. 

¿Quiénes pueden beneficiarse de él? El bono social solo puede solicitarse para la vivienda habitual, y se pueden beneficiar las familias numerosas y hogares con bajos ingresos económicos. Aspectos como el número de menores que vivan en el hogar y otras situaciones concretas permitirán ampliar esos límites económicos (personas con dependencia, familias monoparentales…). También tienen condiciones especiales los pensionistas que tengan una pensión mínima.

Para solicitarlo, hay que dirigirse a algunas de las comercializadoras de referencia y presentar la documentación solicitada. Si tienes derecho al bono social, te harán clientes si no lo eras ya, activando para ello la tarifa regulada PVPC sobre la que se aplica el bono social.

En el caso de tener activado el bono social, podremos beneficiarnos de forma adicional del bono térmico, para cubrir las necesidades energéticas para calefacción o agua caliente. Esto supone una ayuda anual, que varía en función de la zona climática en la que se ubica la vivienda y el tipo de consumidor vulnerable, y se entrega durante el primer trimestre de cada año, a todos los beneficiarios del bono social eléctrico que lo tuvieran activo a fecha 31 de diciembre. 

El bono oscila entre 25 y 124 euros que te deben llegar por medio de una transferencia durante el primer trimestre del año, aunque en los dos años de vida que lleva, los retrasos son muy elevados, advierten desde la OCU.

Bono social eléctrico

Cuidado con los engaños

Son comunes las prácticas comerciales agresivas, que tienen como consecuencia que muchos hogares tengan una tarifa de gas y electricidad muy caras. 

Aunque los engaños comerciales se han reducido gracias a la prohibición del puerta a puerta y la obligación de cambiar de marcas y logos a las compañías comercializadoras, hay que tener cuidado con las llamadas de teléfono, los grandes ahorros sin contrastar y las tarifas planas de electricidad o gas que implican pagar una elevada factura.

Ajustar termostatos

No regular adecuadamente el termostato de calefacción, o el aire acondicionado en verano, no solo puede conllevar un despilfarro de dinero, sino que además afecta a tu confort y tu salud.

Tener la casa a 21 ºC en vez de a 24 recorta en un 20% el consumo energético, y también ahorras no bajando el aire acondicionado por debajo de 23 o 24 ºC en verano.

Renovables y reguladores de caudal

El elevado precio de las energías renovables ya no es una excusa, ya que cada vez son más las ofertas tecnológicas y los precios muy competitivos.

Y en el caso de la factura del agua, a pesar de no ser tan elevada como la de otros suministros, también es posible reducir su consumo, con los consiguientes beneficios para todo el medio ambiente que eso tiene. En este sentido, algunas prácticas que podemos adoptar para reducir la factura son: cerrar el grifo mientras nos enjabonamos, nos lavamos los dientes o fregamos los platos, sustituir el baño por la ducha, no enjuagar los platos antes de meterlos en el lavavajillas, esperar a cargar la lavadora o lavavajillas antes de ponerlos... Pero además es posible recortar el consumo de agua con grifos con limitadores de caudal o cisternas con doble descarga.

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor