Futuro de las pensiones

¿Cómo serán las pensiones del futuro? Prestaciones recortadas, ahorro individual y jubilación tardía

David Vargas

Foto: Unsplash, BigStock y Europa Press

Miércoles 23 de diciembre de 2020

1 minuto

Numerosos expertos coinciden en que serán de inferior cuantía a las actuales

¿Cómo serán las pensiones del futuro? Prestaciones recortadas, ahorro individual y jubilación tardía
David Vargas

Foto: Unsplash, BigStock y Europa Press

Miércoles 23 de diciembre de 2020

1 minuto

Logopensiones3

 

¿Qué diferencias hay entre las pensiones contributivas y no contributivas?

Paso a paso: calculadora de pensiones de la Seguridad Social

Conde-Ruiz: “En 15 años, el problema de las pensiones ya no será manejable"

 

Es un hecho. Los españoles cada vez vivimos más años. En términos de esperanza de vida, actualmente solo nos supera Japón y, a dos décadas vista y a pesar de los efectos de la crisis sanitaria, esa cifra será más alta. ¿Cómo serán las jubilaciones entonces? ¿Dejaremos de percibirlas? La mayoría de los expertos coincide en señalar que las prestaciones no desaparecerán, pero sí que serán inferiores a las actuales. Y ya hay alguna propuesta reciente flotando sobre el aire en ese sentido. Y es que la idea del ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, es extender a 35 años el periodo de cómputo para calcular la pensión, lo que recortaría la mayoría de prestaciones.

Lo cierto es que el sistema de pensiones español está en crisis desde hace años y acumula un déficit estructural que no para de crecer. Esto se debe, en parte, a que el modelo se basa en un sistema de reparto, es decir, las pensiones de cada año se pagan con las cotizaciones de los trabajadores en activo. Con el escenario económico actual, totalmente incierto, y muchos trabajadores en el paro por culpa de la Covid-19, las tensiones en el sistema no se han hecho esperar.

Pero no debemos llamarnos a engaño: el coronavirus solo ha puesto de manifiesto las vulnerabilidades de un modelo que, según la Airef (Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal), pide una reforma a gritos que nunca acaba de llegar. Entre los retos a los que debe hacer frente el sistema de pensiones, el organismo señala tres: una tasa de paro estructural desde los años ochenta por encima del 15% (cuando la media europea se sitúa en el 7%); una tasa de natalidad de las más bajas de Europa (1,3 hijos por mujer), que pone en peligro el reemplazo generacional, con una mayoría de la población envejecida; y un mercado laboral altamente precarizado, con lo que eso supone en la caída de las cotizaciones.

bigstock Senior Mature Business Woman H 387135688

Planes de ahorro individual

Ante este panorama tan incierto, los expertos señalan que nuestro sistema de pensiones actual no es sostenible tal y como está concebido. Así pues, son necesarias unas reformas para hacerlo eficaz. Según datos de la Seguridad Social, la pensión media en España se sitúa por encima de los mil euros, con más de 9 millones de pensionistas. Y este número no parará de crecer cuando se incorpore al sistema la generación de los baby boomers (todos los nacidos entre 1955 y 1975), lo que supondrá que el número de pensiones que tendrá que pagar el Estado se multiplique por dos.

El reto que tenemos por delante como país es, pues, mayúsculo. En este sentido, cada vez hay más voces que advierten que, además del inaplazable saneamiento del sistema, en el futuro será imprescindible que las pensiones se complementen —que no sustituyan— con planes de ahorro individual, lo que mejorará sustancialmente los recursos económicos disponibles de los ciudadanos llegados a la edad de jubilación. Si a eso le añadimos la reforma que aumentó la edad legal para jubilarse de los 65 a los 67 años, el futuro del nuevo sistema pasará necesariamente por trabajadores más activos durante mayor tiempo.

La nueva reforma de las pensiones aprobada el pasado mes de octubre por el Pacto de Toledo también marcará el futuro inmediato del sistema. Con este acuerdo se ponía fin a un camino iniciado en otoño de 2016, hace dos legislaturas, cuando bajo la presidencia de la 'popular' Celia Villalobos se inició el proceso para renovar las recomendaciones hacia una nueva reforma de las pensiones que garantizara la sostenibilidad del sistema. En 25 años ha sido la cuarta vez que que se ha pactado un documento similar, tras los emitidos en 1995, 2003 y 2010, y el que más ha costado, 10 años y varias legislaturas desde el anterior.

Entre las principales recomendaciones están la de sanear el déficit del sistema a partir de un reordenamiento de sus gastos, recuperar el IPC como referencia para la subida de las pensiones, fomentar el retraso de la jubilación, los planes de empresa complementarios y la elección de los mejores años de cotización para cubrir lagunas de cotización.

Escrivá estudia alargar de 25 a 35 años el periodo para calcular la pensión de jubilación (Foto: J. Hellín. POOL / Europa Press)

Ampliación del número de años para el cálculo de la pensión

Como comentábamos al principio, de momento es una intención, pero la idea del ministro Escrivá es ampliar a 35 el número de años para el cálculo de la base reguladora. La propuesta ya está generando controversia y ha abierto otro frente en la coalición de Gobierno, ya que Unidas Podemos se opone a esta medida. Y se topa con la oposición inicial de los sindicatos, que ven en ella otra vuelta de tuerca a la reforma de 2011, mediante la cual ya se ha ido retrasando progresivamente la edad legal de jubilación desde los 65 a los 67 años (estarán vigentes en 2027) y se ha ampliado de manera paulatina los años cotizados para determinar la cuantía de la pensión, desde los 15 anteriores a los 25 que se alcanzarán en 2022.

Entre los economistas consultados por 65Ymás sí que hay consenso en torno a esta posible medida, que consideran como "una buena noticia para el sistema de pensiones", debido a que mejoraría la contributividad y, por lo tanto, su equidad actuarial. Algunos de estos expertos, entre los que se cuentan Enrique Devesa, José Antonio Herce y José Ignacio Conde-Ruiz, consideran incluso que el periodo de cálculo debería extenderse a toda la carrera laboral para que hubiera una mayor relación entre cotizaciones y pensiones. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?