Cine

Recordando el "Destape" en el cine español

Carlos Losada

Foto: Ízaro Films

Jueves 20 de febrero de 2020

3 minutos

Con el final de la dictadura proliferaron las películas que mostraban desnudos femeninos

Cine de destape. Agítese antes de usarla

Cuando una persona ha estado reprimida durante un largo espacio de tiempo, no es de extrañar que cuando adquiere libertad y se quita de en medio esa represión, tienda a “desmelenarse” y a hacer todo aquello que antes no podía. Pues bien, algo así ocurrió con el cine español en la segunda mitad de la década de los 70 y la primera de los 80, justo cuando murió el dictador Francisco Franco y el país vivió cierto aperturismo en sus costumbres.

Poco después del fallecimiento del dictador, la censura terminaría desapareciendo en favor de la libertad de expresión y se viviría un despertar sexual en el cine que ya se había venido vislumbrando en la última década de la dictadura, cuando comenzaron a aparecer algunas películas en las que se enseñaba más de lo habitual; y con eso nos referimos a biquinis y alguna prenda que dejaba a la vista los encantos femeninos.

Porque, eso sí, hay que tener en cuenta que cuando se habla de destape, se hace de aquellas películas en las que aparecían mujeres desnudas o semidesnudas y casi nunca hombres. Es más, por lo general todas ellas eran una excusa para mostrar cuerpos femeninos mientras los cómicos de moda derrochaban su sentido del humor y hacían reír a los espectadores.

Cine de destape Los energeticos
Productora Bermúdez de Castro

El “Destape”

Al parecer, el primero que acuñó este término fue uno de los grandes comunicadores del último cuarto del siglo pasado: el periodista Ángel Casas, que comenzó especializándose en música y llegó a presentar programas en Prime Time, como fue Un día es un día, en el que, por cierto, se acababa con un striptease final.

Pero es que la denominación de cine de destape realmente resultaba perfecta para el gran número de películas con estas características que comenzaron a rodarse a partir de 1975. De hecho, se estima que la mitad de las que se hicieron al año siguiente podrían englobarse en este género. No cabe duda de que los productores consideraban que el público deseaba ese aperturismo sexual (o al menos los espectadores masculinos) y se lanzaron a hacer largometrajes de dudosa calidad en los que lo importante era que alguna de las actrices fetiche del momento mostrara sus senos o realizase algún desnudo integral.

A fin de cuentas, unos años antes se habían llegado a fletar autobuses para ir a la localidad francesa de Perpiñán con el objetivo de ver retozar a Marlon Brando y Maria Schneider en El último tango en París, película dirigida por Bernardo Bertolucci.

Estructura de las películas

Como es sobradamente conocido, estas películas no tenían ninguna aspiración artística pues de lo que se trataba era de enseñar lo máximo posible (sin ser considerado porno) y con la menor inversión posible. Por lo tanto, la estructura solía ser siempre la misma. Los actores cómicos más de moda llevaban el peso de la trama con constantes chistes burdos y facilones, mientras las actrices terminaban enseñando sus esbeltos cuerpos ante la estupefacción de aquellos.

Nuevos intérpretes como Fernando Esteso o Andrés Pajares hicieron del cine de destape su templo, protagonizando películas que por unas u otras razones han pasado a la historia del cine español. Es el caso de Los bingueros, Los energéticos, Agítese antes de usarla… y otros títulos con doble sentido que no tenían desperdicio.

Sin embargo, ellos no fueron los únicos. Antonio Ozores era un habitual y otros artistas que tenían ya unas cuantas películas a sus espaldas también terminaron participando en films donde lo más importante era lo que se mostraba. Fue el caso de José Sacristán y de José Luis López Vázquez.

No obstante, no todo el cine de destape fueron comedias alocadas, sino que la fiebre por los desnudos (reiteramos) femeninos llegó a otros géneros e hizo sucumbir a todo tipo de directores. De esa época fueron películas como La trastienda de Jorge Grau, donde María José Cantudo se hizo famosa por protagonizar el primer desnudo integral del cine español, Los placeres ocultos de Eloy de la Iglesia, Cambio de sexo y La muchacha de las bragas de oro de Vicente Aranda, o Gemidos de placer de Jesús Franco.

Eso sí, en la lista de películas también hay títulos “escalofriantes” como Las que empiezan a los quince años, Violación inconfesable, Mi conejo es lo mejor, Los violadores del amanecer o El fontanero, su mujer y otras cosas del meter.

Las divas del destape

Ya que fueron ellas las que mostraron sus cuerpos, en el cine de destape hay que destacar a las actrices que se convirtieron en auténticos mitos eróticos gracias a estos títulos. A la citada María José Cantudo hay que añadir a Blanca Estrada, Eva León, María Luisa San José, Sara Mora, Adriana Vega y Eva Lyberten. Claro que las que obtuvieron un mayor éxito fueron:

  • Ágata Lys (Las marginadas, Al fin solos, pero…, Pasión inconfesable…).
  • Nadiuska (La amante perfecta, El señor está servido, Zorrita Martínez…).
  • Bárbara Rey (Mi mujer es muy decente, dentro de lo que cabe, Las delicias de los verdes años…). 
  • Victoria Vera (Fulanita y sus menganos, De profesión: polígamo…).
0

No hay comentarios ¿Te animas?