Gastronomía

Berenjenas rellenas de pescado y marisco (sin bechamel)

Foto: Rosa Ausió

Miércoles 10 de junio de 2020

3 minutos

Productos de la huerta y el mar en una receta fácil y ligera

Berenjenas rellenas de pescado y marisco (sin bechamel)

Es una planta solariega que se cultiva en los países de la cuenca mediterránea, especialmente en España, donde existe, además, una variedad autóctona con denominación de origen, Berenjena de Almagro, cultivada en la comarca de Calatrava, en Ciudad Real y que se consume en encurtido. Aunque su mejor momento es en octubre, la podemos encontrar durante todo el año, gracias a nuestro clima y a su cultivo en invernaderos.

La forma de la berenjena varía en función de su variedad, pueden ser alargadas, redondas u oblongas; y su color va desde el típico morado oscuro, el más común; hasta el verde o el blanco que, cada vez más, va ganando terreno en los mercados. Otra variedad es la jaspeada (la que utilizaremos en esta receta) y se trata de una berenjena ovalada, de piel brillante, bicolor (blanca jaspeada de morado) y con la pulpa casi blanca.

La berenjena tiene una textura suave al paladar, y una gran versatilidad en la cocina. Puede hacerse rellena, frita, como guarnición en platos de carne y pescado, en guisos, en un pisto, o una musaka, por decir algunos. Antes de cocinarla es preferible salarla para que eliminar su amargor.

Si bien es habitual preparar este tipo de platos con los rellenos ya cocinados y ligados en una mezcla con bechamel, yo prefiero hacer el relleno con los ingredientes en crudo y no usar bechamel para que la receta sea menos calórica, más ligera y que el propio jugo de la berenjena sea la amalgama perfecta para el relleno.

 

Ingredientes (para dos personas)

  • 1 berenjena veteada grande
  • 100 g de gambas peladas
  • 150 g (2 filetes) de merluza sin piel y sin espina
  • 300 g de mejillones
  • 50 g de queso emmental rallado
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal

 

IMG 3830 retoc

 

Paso a paso

 

1.- Lavamos la berenjena bajo el grifo para quitar cualquier resto de suciedad exterior.

2.- La cortamos por la mitad en un corte longitudinal.

3.- Con la aguda de un vaciador de verduras y frutas vamos retirando la pulpa de la berenjena, dejando un poco en la piel para que al cocinarla no se nos rompa. Cortamos los trozos bien pequeños y los ponemos en un cuenco. Añadimos un poco de sal y reservamos.

4.- En un cazo ponemos un poco de agua para abrir al vapor los mejillones, que una vez abiertos desprenderemos de su concha.

5.- Trinchamos los filetes de merluza, a los que previamente habremos retirado la piel y las espinas, y las gambas peladas. Se puede cortar con un cuchillo o bien triturar, depende de si nos gusta encontrar trocitos de pescado y gambas o, por el contrario, preferimos una mezcla uniforme. Si lo trituramos podemos hacerlo junto con los trozos de la pulpa de la berenjena. Yo utilizo cuchillo, eso sí, lo dejo muy picado.

6.- Añadimos el pescado y las gambas trinchadas al cuenco junto con la berenjena y los mejillones (sin cortar), reservando seis de ellos para la guarnición. Echamos una cucharada de aceite de oliva y, si lo consideramos conveniente, un poco más de sal, al gusto. Mezclamos bien y dejamos reposar unos cinco minutos para que todo se asiente.

7.- A continuación, rellenaremos cada una de las partes de la berenjena con el relleno.

8.- Dispondremos las dos mitades de la berenjena rellena en la bandeja del horno sobre papel vegetal, o en una fuente apta para hornear. Las introducimos en el horno, que previamente habremos calentado, y lo dejaremos hacer durante unos 20 minutos a 200ºC.

9.- Pasado este tiempo, retiramos un momento del horno y decoramos por encima con unos mejillones y queso rallado emmental y espolvoreamos con un poco de pimienta negra recién molida. Acabamos la cocción con un gratinado.

Maridar este plato con una copa de vino blanco hará las delicias de todo comensal. ¡Buen provecho!

0

No hay comentarios ¿Te animas?