Gastronomía

Cómo hacer espárragos en conserva caseros

Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Sábado 24 de agosto de 2019

3 minutos

Los espárragos en conserva son fáciles de preparar, pero tienes que asegurarte que se envasen bien

Espárragos en conserva
Noelia Hontoria

Foto: Bigstock

Sábado 24 de agosto de 2019

3 minutos

Los espárragos en conserva es una de las recetas más tradicionales y que más juego nos puede dar en la cocina. Se pueden utilizar en ensaladas, en bocadillos, como acompañamiento o incluso en platos de cuchara.

Las conservas se utilizaban en su origen para mantener durante mucho tiempo las propiedades de los alimentos sin refrigeración y por necesidad. Hoy en día, aunque sigue siendo necesario contar con alimentos que se conserven durante tiempo, el disfrute de conservas es también un placer. Aprender cómo hacer espárragos en conserva es muy sencillo y apenas necesitarás ingredientes. Son ricos en calcio, potasio, vitamina A y vitaminas del grupo B.

Receta de los espárragos en conserva caseros

Aunque se pueden comprar ya preparados, las recetas caseras siempre son mejores, ya que conocemos exactamente la materia prima empleada y el proceso llevado a cabo.

Los ingredientes a utilizar son espárragos, agua, una pizca de sal, un poco de azúcar y vinagre.

espárragos en conserva caseros

Lo primero que tenemos que hacer es lavar bien los espárragos para eliminar los restos de tierra que pueden contener. Ten en cuenta que cuanto más frescos sean, mejor.

Una vez lavados, tendrás que pelarlos con un pelapatatas y con mucho mimo y cuidado para evitar que se rompan. Elimina las capas más duras (las más fibrosas), ya que son las menos agradables para su consumo. Ahora, corta los espárragos a la altura del bote.

Cuando ya tengas el ingrediente principal limpio, pelado y cortado, llenamos el bote con ellos, todo lo que podamos para aprovechar bien el espacio. Lo ideal es que el bote esté esterilizado. Para ello usaremos un tarro de cristal con tapa de rosca, que pueda cerrarse de forma hermética y creando vacío.

Ahora toca añadir el líquido que va a ayudar a que se conserven bien. En un recipiente aparte, mezcla agua con un chorro de vinagre, un poquito de sal y otro poquito de azúcar. Rellena el bote de los espárragos con el líquido hasta su tope.

Para cerrarlos de forma hermética, tápalos bien e introdúcelos durante dos horas en una olla con agua hirviendo. Después, déjalos enfriar boca abajo en la encimera durante unos días. Si pierden líquido significa que el proceso de envasado al vacío no se ha hecho bien y tendremos que consumirlo inmediatamente. Si se mantiene todo el líquido, podremos almacenarlo en un lugar fresco y oscuro.

Lo ideal es preparar varios botes de espárragos en conserva a la vez para tener cantidad suficiente para unos cuantos meses. Además, así ahorrarás tiempo, te costará menos esfuerzo hacerlos y tendrás siempre disponibles unos buenos espárragos en conserva caseros cuando vengan las visitas o cuando te apetezca comer algo sano y rico.