Gastronomía

Distingue las diferentes partes que puedes cocinar del cerdo

Victoria Herrero

Domingo 5 de enero de 2020

2 minutos

Aprende a diferenciar secreto, presa, pluma, carrillera, costillas o el solomillo ibérico

Distintas partes del cerdo ibérico (bigstock)

A la hora de acudir a la carnicería, muchas veces tenemos dudas de qué parte del cerdo es cada pieza que vemos en el mostrador. Para facilitarte la compra, hoy te detallamos las diferencias que existen entre estas carnes obtenidas de los diferentes cortes que se hacen en el despiece del animal; además de una serie de trucos de chef para sacarles el máximo partido en la cocina. 

Secreto 

A simple vista, es fácil adivinar esta pieza, a la que en ocasiones se la conoce como cruceta, ya que presenta un característico veteado blanco. Se encuentra en la parte interna del lomo del animal muy cerca de sus patas delanteras. Si quieres sacar el máximo partido a la jugosidad y textura del secreto, lo mejor es que lo uses en asados o bien como ingrediente principal de deliciosos guisos.

Presa 

Es una de las carnes más apreciadas para elaborar algunos embutidos como el lomo y se encuentra sobre la paletilla del cerdo. Uno de los platos más recomendados para probar su jugoso sabor es un rico carpaccio de presa ibérica salpimentado y con unas lascas de alguno de los mejores quesos del mundo, como el parmesano, por encima. Sencillamente un placer irresistible. 

Pluma ibérica

Entre las paletillas tenemos las plumas. Estas piezas se obtienen durante el despiece del lomo y gracias a su alta concentración de ácidos grasos monoinsaturados tienen ese sabor tan peculiar y unas características muy saludables. La preparación ideal de la pluma ibérica es a la brasa y acompañada, por ejemplo, por unos deliciosos chips de verdura. Si ya rematamos el plato con una buena copa de vino tinto, el éxito está asegurado. 

Carrilleras

Estos músculos del cerdo son el ingrediente ideal para guisos hechos con todo el cariño y a fuego lento para que se vaya guisando poco a poco una carne que se sitúa a ambos lados de la mandíbula del cerdo y que se distingue por su melosidad

Solomillo ibérico

Es la parte más magra del cerdo ibérico y una de las piezas más demandadas y exclusivas del animal. Nuestro consejo es hacerlo vuelta y vuelta en una sartén o plancha pero el tiempo justo para que no se seque y pierda toda su tierna esencia. Es una carne que se suele acompañar casi siempre de salsas hechas de quesos o de setas

Costillas

En una buena barbacoa que se precie siempre debe estar presente un buen costillar. Este corte especial se encuentra en las partes óseas de la caja torácica del cerdo y aunque se suele consumir a la brasa, también se puede hacer marinada o en adobo o bien como complemento en algunas de las recetas más tradicionales de nuestra gastronomía como estofados o cocidos

Una de las partes del cerdo (bigstock)
0

No hay comentarios ¿Te animas?