Televisión

Carlos Martínez y Michael Robinson, 30 años narrando partidos

Marco Herrera

Sábado 2 de marzo de 2019

3 minutos

La pareja de comentaristas lleva unida desde los inicios del fútbol en la televisión de pago

Carlos Martínez y Michael Robinson, 30 años narrando partidos
Marco Herrera

Sábado 2 de marzo de 2019

3 minutos

A finales de 1989, Michael Robinson era un exfutbolista (de equipos como Liverpool, Manchester City u Osasuna) recién retirado, que se encargaba de comentar los partidos de la Liga Inglesa los sábados en La2 de Televisión Española. Su trabajo en el ente público gustó y fue seleccionado entre el equipo de comentaristas que viajaron a Italia en el verano de 1990 para cubrir el Mundial del país transalpino. Ese mismo año Robinson conocería a Alfredo Relaño, hoy director del diario deportivo As, y entonces al frente del departamento de deportes de la joven cadena de pago Canal+. Y ahí comenzó la historia del comentarista que conocemos hoy.

Relaño contrató al inglés para comentar el partido de Liga Española que la cadena del entonces del Grupo PRISA había adquirido en exclusiva los domingos por la tarde. Junto a él, narraría los partidos un jovencísimo periodista madrileño de apenas 26 años llamado Carlos Martínez. Ambos eran la apuesta de una cadena que no por ser joven dejaba de apostar fuerte por el deporte rey en nuestro país. El Plus introdujo numerosos avances técnicos en sus retransmisiones que hacían ver los partidos como nunca antes los habíamos disfrutado en nuestro país.

Al crecimiento del nuevo canal con la inestimable ayuda de un partido semanal televisado (entonces solo se televisaban dos por jornada) se unían campañas de publicidad que hacían mella en la cultura popular española (Me gusta el fútbol) y la excelente química que el dueto de narrador y comentarista realizaban. Mucho han hablado ambos protagonistas sobre una de las claves de que aquello funcionara desde el principio: su marcado acento británico.

Dúo por décadas

Tanto Martínez como Robinson han contado en más de una ocasión cómo a los intentos del inglés por mejorar su acento los primeros años, tanto el propio narrador como compañeros y jefes de la cadena insitían en que no lo hiciera e, incluso, en enviarlo de vacaciones a su Inglaterra natal para que siguiera con esa entonación que a pesar de no comprenderse a veces del todo, daba una enorme personalidad a las retransmisiones de los partidos.

Han pasado casi 30 años desde entonces y los modelos de explotación de los derechos audiovisuales de la Liga Española han cambiado en multitud de ocasiones, los futbolistas y entrenadores no son los mismos al igual que los presidentes de los clubes. Solo la pareja formada por estos ya míticos comunicadores del fútbol español se ha mantenido intacta a través de los años y las quejas de algunos aficionados de uno y otro club acusándolos de ser hinchas de sus equipos rivales.

Pero la sensación general es de un cariño por parte de la gente que perdura, como bien indica que a pesar de que Canal+ haya cambiado de manos, nunca se dude sobre mantener a la pareja. Al igual que ocurrió con la triste noticia de hace unos meses sobre el cáncer que padece el comentarista británico, en el que las muestras de afecto por parte de profesionales y aficionados no se hicieron esperar. No sabemos si los tendremos 30 años más en los partidos, pero sí sería una excelente noticia tenerlos bastantes temporadas más contándonos las peripecias de los futbolistas de La Liga.