Televisión

Recordando a Torrebruno, el amigo de los niños

Carlos Losada

Foto: RTVE

Lunes 2 de marzo de 2020

3 minutos

A pesar de su carrera como cantante, este italiano pasó a la historia por los programas infantiles

Torrebruno

Una sonrisa perenne, apenas un metro sesenta de altura y una voz excelente eran la carta de presentación de uno de esos presentadores que ya forman parte de la historia de televisión española. Torrebruno se convirtió en uno de los rostros más populares, sobre todo entre el público infantil, ya que en los años 70 y 80 estuvo muy enfocado en programas dedicados a este espectro de edad. Eso sí, su carrera no siempre estuvo ligada a los niños, sino que sus comienzos en realidad fueron como cantante melódico, apoyándose para ello en el estupendo tono de voz que poseía.

Un apellido, no un apodo

Aunque algunos pudieran pensar que Torrebruno podía ser un apodo relacionado con su escasa estatura, nada más lejos de la realidad, ya que era el apellido de este italiano nacido el 28 de agosto de 1930 en Torino di Sangro. Su nombre completo era Rocco Torrebruno Ogini y siempre tuvo claro que lo suyo sería el mundo de la canción y el espectáculo, a pesar de que su familia tenía una posición acomodada que le llevó a comenzar su carrera laboral en la banca.

No obstante, aquello no era para él. Necesitaba el micrófono y dejar salir lo que mejor sabía hacer. Y comenzó a hacerlo primero en un crucero por el Mediterráneo. Cuando el capitán del barco le escuchó, le comentó la posibilidad de trabajar en una sala de fiestas que tenía su cuñado en Casablanca (Marruecos) -sí, la misma que la de la legendaria película-. Su buen hacer le reportó cierto éxito y le propusieron que se trasladara a París para actuar en la Ciudad de la Luz. En la capital parisina llegó a actuar en el famoso Moulin Rouge.

Y llegó a España

Así pues, cuando en el año 1958 llegó a España con la intención de mejorar sus carrera musical, Torrebruno ya había atesorado unas cuantas experiencias. De hecho, su trayectoria resulta casi cinematográfica: de Casablanca al Moulin Rouge para terminar siendo un ídolo de los niños en la televisión española.

Pues bien, confiado en sus posibilidades Torrebruno se labró una interesante carrera como cantante en España, presentándose a diversos festivales de música, lo que a su vez le llevó a formar parte de los artistas que solían aparecer en los programas de televisión que se hacían en la época, tales como Noche del sábado o Gran parada. Su simpatía y espontaneidad delante de las cámaras también ayudaban para que le tuvieran en cuenta para diversos proyectos. Uno de los más destacados fue Concertino, al frente del cual se estrenó como presentador. En él los concursantes intentaban identificar los temas musicales que iban apareciendo para ganar el típico premio final.

Y como ocurría con cualquiera que ganara un poco de popularidad en los años 60 en nuestro país, no tardó en dar el salto al cine y participar en películas como Esa pícara pelirroja o Cuatro bodas y pico. Aunque si por algo fue recordado en aquella mágica década fue por ser el presentador del célebre concierto que The Beatles dieron en Las Ventas de Madrid y que supuso todo un acontecimiento en la sociedad de la época.

Programas infantiles

Quizás porque su carrera musical se estancó o porque de repente encontró su verdadera vocación, Torrebruno inició en los 70 su trayectoria destinada al público infantil, por la cual es más recordado. En esa década y en la siguiente, formó parte de numerosos programas dedicados a los niños, que veían en él una figura simpática, agradable, sonriente y que cantaba temas de lo más pegadizos. Su paso por La guagua, El recreo, 003 y medio, Sabadabada y Dabadabada caló en los niños españoles, que tarareaban sus canciones más conocidas, como Rocky Carambola, Fortunato (no es un perro ni es un gato, es un lobo muy sensato) y Don Pelanas (el can bueno como el pan).

Y claro está, raros eran los pequeños que no se decantaban por uno de los dos equipos que se hacían en Sabadabada y Dabadabada: Tigres y Leones, formados por dos grupos de niños que competían pasando pruebas de todo tipo. Claro está, en este concurso, Torrebruno se sentaba entre ambos y comenzaban a entonar la famosa melodía en la que todos querían ser los campeones.

Retirada

A los 60 años el amigo de los niños decidió retirarse y desde entonces solo haría un programa en TVE Canarias y participaría en algunas películas como actor secundario, como Orquesta Club Virginia o Los peores años de nuestra vida. En el año 1998, Rocco Torrebruno falleció en Madrid a causa de una afección cardiaca que padecía desde hacía algunos años. Y lo hizo siendo más alto que ninguno con su uno sesenta y uno, sabiendo que había cumplido su sueño de dedicarse al mundo del espectáculo y la canción, y con la certeza de que se había convertido en un símbolo de los programas infantiles para siempre.

0

No hay comentarios ¿Te animas?