Viajes

De visita a Chamonix, el pueblo de montaña que vela al Mont Blanc

Teresa Rey

Martes 16 de abril de 2019

2 minutos

El pico más alto de Europa vigila a esta pequeña aldea cuna del alpinismo mundial

Chamonix, el pueblo de montaña a los pies del Mont Blanc (Bigstock)

Chamonix es un pueblo de alta montaña situado en los Alpes franceses, ubicado en un valle privilegiado. Por este motivo, se le considera uno de los lugares clave del alpinismo mundial. El Mont Blanc, de 4.810 metros, el pico más alto de Europa, vigila a este enclave desde sus cumbres. Un mito que se observa desde sus calles llenas de actividad debido a la gran cantidad de turistas que hay todo el año.

Esta montaña es el tercer lugar natural más visitado del mundo, y eso se nota. Sin embargo, esta aglomeración no resta atractivo a su paisaje. Si te gusta la naturaleza no dejará de sorprenderte por un sinfín de sensaciones que tendrás propiciadas por la propia contemplación del paisaje. También podrás practicar el senderismo o el trekking.

Pueblo de alta montaña

Pasear por las calles de Chamonix es agradable simplemente por las elevadas formaciones montañosas que le rodean, pero aparte hay mucho ambiente y está lleno de tiendas donde adquirir todo tipo de material de montaña, entre otros artículos. Sus rincones y edificaciones son muy similares a la que ofrecen los pueblos de los alrededores, con casas de tejados puntiagudos, preparadas para las bajas temperaturas y adornos florales en locales, balaustradas y balcones.

Aiguille du Midi

Estar en Chamonix implica subir en teleférico al Aiguille du Midi. Desde el mismo centro del pueblo en solo 20 minutos te deja a 3.842 metros de altura. Una vez arriba podrás pasear por sus terrazas (a 3.777 metros) que muestran una vista de 360º de todos los Alpes franceses, suiza e italianos, ya que estamos en la frontera. Después, puedes coger un ascensor a la terraza de la cumbre donde verás en todo su esplendor el Mont Blanc. Recuerda que no se te tiene que olvidar ir bien abrigado pues a esas alturas la temperatura baja considerablemente.

Mer de Glace

Otra de las excursiones que podemos hacer desde este pueblo, es visitar la Mer de Glace, el glaciar más largo de toda Francia. Para acudir hasta allí hay un tren rojo de cremallera que asciende durante unos 20 minutos hasta el punto donde se encuentra el glaciar. Las vistas de este fenómeno natural son bastante llamativas, al igual de la gruta que está excavada en el mismo hielo. Para llegar a esta se puede ir andando o en telecabina y luego es necesario pasar por una escalera de 400 escalones.

Al mismo tiempo, si te sobra tiempo la zona está repleta de rutas de senderismo y no es necesario ser un alpinista para realizarlas. Destacan la gran cantidad de lagos que se pueden visitar tranquilamente, bien ataviados y dispuestos a relajarse y disfrutar un bello entorno natural.

0

No hay comentarios ¿Te animas?