Viajes

De paseo por Emérita Augusta, conoce Mérida y su pasado romano

Victoria Herrero

Domingo 14 de abril de 2019

1 minuto

Durante los meses de verano se celebra el reconocido Festival Internacional de Teatro Clásico

Imagen del teatro romano de Mérida (bigstock)
Victoria Herrero

Domingo 14 de abril de 2019

1 minuto

Solo con disfrutar de su maravilloso Festival Internacional de Teatro Clásico en un marco incomparable como es el Teatro Romano merece la pena hacer una parada en Mérida. Pero la capital extremeña no solo copa las mejores crónicas de las páginas culturales los meses de verano, sino que guarda con mimo y orgullo vestigios de sus antiguos fundadores y moradores, los romanos. 

El Teatro Romano, símbolo de Mérida

Y es que dar un paseo por Mérida es como retroceder en el tiempo hacia la época del antiguo Imperio Romano, representado con el impresionante y espectacular Teatro Romano, escenario de esas aclamadas representaciones teatrales. Este conjunto arquitectónico empezó a construirse en el año 16 a.C. gracias al patrocinio y un fiel colaborador de César Augusto, el cónsul Marco Vipsanio Agripa.

Contiguo a este recinto se encuentra el Anfiteatro Romano que servía de escenario para los juegos populares de la época como los espectáculos de gladiadores o la lucha entre animales salvajes, entre otros. Señas de identidad de la cultura romana que se pueden apreciar con detalle en el Museo Nacional de Arte Romano que se encuentran junto a este conjunto patrimonial. 

En las salas de este espacio, obra arquitectónica de Rafael Moneo, podemos contemplar alguno de los mejores ejemplos de mosaicos y esculturas que reflejan la vida de la civilización romana. Pero, si quieres ver un mosaico de gran belleza, sin duda debes acercarte hasta la Casa del Mitreo, una vivienda que guarda el mosaico cosmológico, un perfecto ejemplo donde se pueden contemplar una representación de las fuerzas de la naturaleza. 

Pasado romano a cada paso

Seguimos nuestra ruta con un edificio ubicado en el mismo centro de la localidad y con el que te encuentras casi por casualidad en tu paseo. Pese a estar dedicado a la ciudad de Roma y a su emperador, se le conoce como el Templo de Diana. Uno de los edificios mejor conservados de toda esta ruta romana por la antigua Emérita Augusta en la que también merece la pena visitar el Circo Romano, el Arco de Trajano o el Puente Romano que cruza el río Guadiana.

Acueducto de los Milagros

Precisamente, junto a otro río que pasa por Mérida, el Albarregas, encontramos una impresionante obra de arquitectura e ingeniería de la época con sus más de 800 metros de longitud. El Acueducto de los Milagros servía antaño para traer agua a la ciudad desde el embalsa de Proserpina, situado a unos 12 kilómetros de Mérida. En la actualidad, aún se erigen restos del tramo central sobre el río y algunos pilares.

Acueducto de los milagros de Mérida (bigstock)
0

No hay comentarios ¿Te animas?