Viajes

Lo que debes tener claro antes de elegir la opción "todo incluido" para disfrutar de tus vacaciones

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 28 de agosto de 2019

2 minutos

¿Qué ventajas pueden ofrecer los viajes u hoteles de este tipo a las personas mayores?

Lo que debes tener claro antes de elegir la opción todo incluido para disfrutar de tus vacaciones

Para algunos la idea de unas vacaciones todo incluido resulta muy poco apetecible y en cambio hay quien ve en esta fórmula la mejor opción para disfrutar de un buen descanso sin preocuparse de nada.

El todo incluido está pensado principalmente para que funcione en hoteles y resorts de zonas de costa, pero también puedes encontrar viajes organizados en los que tanto los desplazamientos como las actividades, visitas o comidas están previstas (y pagadas) de antemano.

Detalles importantes que debes verificar si eliges unas vacaciones todo incluido

No se puede generalizar porque hay establecimientos donde esta opción vacacional funciona de maravilla, pero también te puedes encontrar con alguno en el que lo prometido tiene poco que ver con la realidad. La regulación del todo incluido es un tema pendiente, tal como recuerdan numerosas asociaciones, entre ellas la Confederación de Asociaciones Empresariales de Baleares (@CAEB), por lo que pueden existir importantes diferencias en este tipo de oferta turística y vacacional.

Pasar unos días en un hotel en régimen de todo incluido presenta numerosas ventajas, sobre todo si el alojamiento dispone de variadas instalaciones como gimnasio, piscina, spa, solárium… que tendrás a tu alcance sin coste adicional (algo que tendrás que confirmar antes de decidirte a hacer tu reserva).

 Positivo resulta también poder contar con una serie de servicios de restauración (restaurante, cafetería, bar…) en los que supuestamente no tendrás que pagar por nada de aquello que consumas. Las habituales comidas tipo buffet, te permitirán elegir aquello que te apetezca en cada ocasión y si la oferta gastronómica es de calidad, el todo incluido habrá merecido la pena. En cambio, el problema surge cuando las comidas se repiten a diario, o cuando curiosamente, lo más apetecible escasea.

todo incluido

Si te quieres probar esta opción, que puede resultar una experiencia totalmente satisfactoria, es importante informarte sobre qué incluye exactamente ese “todo” y también preguntar acerca de detalles específicos como:

  • Tipo de alojamiento. Si el hotel dispone de distintos tipos de habitaciones (más o menos espaciosas, con o sin terraza…) pide que te especifiquen cuál incluye el paquete vacacional que estás contratando, porque puede ocurrir que la tuya no sea tan estupenda como la que aparece en el folleto informativo.
  • Servicios y actividades. Cuando se trate de un viaje organizado, debes saber de antemano los posibles gastos extra: desplazamientos, recogida en aeropuertos, excursiones, entradas a monumentos y lugares de interés…
  • Comidas. Confirma el régimen en el que te hospedas en un hotel para evitar sorpresas. En teoría, un todo incluido es literalmente eso “todo”, pero es habitual que haya excepciones, como por ejemplo que las bebidas queden excluidas. También es interesante saber si existe posibilidad de “picnic” en caso de realizar una excursión y pasar el día fuera de las instalaciones del hotel y confirmar el horario en el que se sirven las comidas porque si es demasiado limitado, las "colas" y aglomeraciones pueden ser un problema.

Estas son solo algunas ideas sobre lo que debes conocer para que, a la hora de organizar tus vacaciones todo incluido, tengas perfectamente claro que ésta es la modalidad que mejor se adapta a tus necesidades y preferencias.

0

No hay comentarios ¿Te animas?