Martín Durán
Opinión

Carta al Presidente del Gobierno: "Es urgente la inoculación de la tercera dosis en residencias"

Martín Durán
Carta al Presidente del Gobierno: "Es urgente la inoculación de la tercera dosis". Foto: Europa Press

Muy Sr. Nuestro: 

Hemos leído declaraciones de la ministra Darias, fechadas ayer día uno de septiembre, en las que aseguraba que siguiendo las recomendaciones del Centro Europeo de Control de Enfermedades (ECDC) en su informe fechado ese mismo día, así como de la Ponencia de Vacunas, por el  momento la tercera dosis de la vacuna contra la Covid solo se administrara a personas inmunodeprimidas

El informe del ECDC recoge que “Es importante distinguir entre dosis de refuerzo para personas con sistemas inmunitarios normales y dosis adicionales para aquellas con sistemas inmunitarios debilitados. Algunos estudios informan que una dosis adicional de vacuna puede mejorar la  respuesta inmunitaria en individuos inmunodeprimidos, como los receptores de trasplantes de órganos cuyas respuestas iniciales a la vacunación fueron bajas. En tales casos, ya se debe considerar la opción de administrar una dosis adicional. También se podría considerar la posibilidad de  proporcionar una dosis adicional, como medida de precaución, a las personas mayores y frágiles, en particular a las que viven en entornos cerrados, como los residentes de centros de atención a largo plazo.” 

Desde el comienzo de la pandemia a mediados de marzo de 2020, a fecha de hoy han fallecido por motivos de la Covid-19 en las residencias de mayores de Andalucía 2.158 personas y se han contagiado 10.875

Antes de las vacunaciones que comenzaron en estas residencias a  finales de diciembre de 2020 y finalizaron a últimos de enero/principios de  febrero de 2021, el virus se cebó de forma brutal con los residentes, llegando a contabilizarse las muertes por centenares. Así en el mes de noviembre de 2020, fallecieron 422 personas, en diciembre 217, en 2021 en enero 262, en febrero 246, en marzo 43, en abril 16, en mayo 11, en junio 11, en julio 6, y en el mes de agosto 67 personas.

Como habrá observado en los datos facilitados, la inoculación de las vacunas fue providencial para salvar muchas vidas en las residencias de mayores de Andalucía.  

A lo largo del año y mucho más a partir de la aparición de la variante Delta, se han realizado numerosos estudios sobre la pérdida de inmunidad de la vacuna Pfizer con el paso del tiempo y dependiendo de la edad de las personas. Estudios llevados a cabo por Pfizer, Moderna, por la Fundación IrsiCaixa junto con la Atención Primaria Metropolitana Norte del Instituto Catalán de la Salud (ICS), el de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón, en EE.UU, un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), otro elaborado por la HMO israelí Maccbi, otro realizado por la Universidad de Oxford en asociación con la Oficina de Estadísticas Nacionales (ONS) y el Departamento de Salud y Atención Social(DHSC), otro del Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta (Estados Unidos) y una investigación de la Universidad de Northwester (Illinois, Estados Unidos), entre otros, han demostrado que la eficacia de la vacuna disminuye con el tiempo y más rápidamente conforme avanza la edad, y que por lo tanto una tercera dosis a esta población fortalecería los anticuerpos contra la Covid-19, y sería más resistentes a las variantes más infecciosas llegando a alcanzar una  efectividad del 86% en las personas mayores de 60 años, según un estudio reciente realizado en Israel. 

La respuesta de algunos países a los resultados de estos estudios no se ha hechos esperar y con el objetivo de reforzar la inmunidad y frenar el  aumento de los contagios provocados por la variante Delta (la predominante en Andalucía y España) han decidido inocular la tercera dosis a los mayores de 60 años: Estados Unidos, Israel, Alemania, Italia, Grecia, Francia, Reino Unido, Austria, Serbia, Bélgica, Turquía, Rusia, Chile, Uruguay, República Dominicana, Emiratos Árabes Unidos y Bahréin, entre otros. 

El problema de los trabajadores no vacunados es una circunstancia que afecta, pero a nuestro entender no es ni mucho menos la causa principal del aumento de brotes y, por ende, de fallecidos y contagiados en las residencias de mayores de Andalucía. De hecho, han estado ahí desde después de las vacunas y ello no ha sido óbice para que hayamos vivido una etapa de mucha tranquilidad y diríamos que casi libres de virus en las residencias de mayores prácticamente de marzo a primeros de agosto. Aunque como es cierto que su tasa de contagio y de contagiar a los demás es superior a los de los vacunados, tal como demuestran algunos estudios como los de la Universidad de Jerusalén, Tel Avid, y del Ministerio Israelí de Salud, el de la Agencia de Salud Pública del Reino Unido (PHE), el elaborado por investigadores de los Países Bajos, el realizado por científicos del Imperial College de Londres y la compañía de investigación Ipsos MORI y el realizado por el Departamento de Salud de Cataluña, el Instituto Catalán de Salud, la Universidad de Oxford y la Universidad Autónoma de Barcelona y siguiendo las recomendaciones del Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) en su informe de fecha 26 de julio, deberíamos de obligarlos a vacunarse habilitando para ello los requisitos legales necesarios. 

Creemos que la causa principal de este aumento de mortandad es la pérdida de inmunidad de Pfizer frente a la variante Delta tal como  demuestran los estudios anteriormente citados. Estamos convencidos que más tarde o más temprano se les inoculara la tercera dosis, al menos, a  todos los mayores de 60 años. El problema es ¿cuántos habrán tenido que  morir antes de eso? Es urgente la inoculación de esa tercera dosis porque en Andalucía en el último mes se ha muerto una media de más de dos personas diarias en las residencias de mayores por la Covid-19. La única forma de acabar con esta sangría es vacunar con la tercera dosis lo antes posible para recuperar ese nivel de inmunidad del 86% y podamos seguir viviendo sin miedo en las residencias.  

Es por ello que nos dirigimos a usted para solicitarle la inoculación urgente de la tercera dosis de vacunación a los residentes de residencias de mayores y la obligatoriedad para todos los trabajadores de esos centros de tener puesta la pauta de vacunación completa, como medidas para frenar el crecimiento del virus en las residencias de mayores andaluzas, detener las muertes y volver a la “normalidad” que hemos disfrutados desde marzo a agosto. 

Habría no obstante que implementar otras medidas tales como: 

  • Exigir a los visitantes, para acceder a las residencias, tener administrada la pauta de vacunación completa tal como recomienda en su informe de uno de septiembre el ECDC.  
  • En las poblaciones donde la tasa de incidencia sea alta, restringir las visitas y salidas de las residencias y realizar test PCR de manera  semanal, tanto a residentes como a trabajadores. 
  • Cuando en una residencia se produzcan casos de positivos en los residentes proceder a la evacuación inmediata de los mismos fuera de  la residencia, porque de esta forma impedimos la transmisión del virus  a los residentes sanos y evitamos los confinamientos que tanto daño  les están causando. 
  • Seguir manteniendo en estos centros un meticuloso cumplimiento de intervenciones no farmacéuticas como el uso de mascarillas, una adecuada higiene de manos y el distanciamiento físico tal como recomienda el ECDC en sus informes de 26 de julio y 1 de septiembre. 

Esperando ser escuchado, quedo a su disposición para aclarar cualquier duda. Dándole las gracias y no dudando que pondrá todo lo que esté de su parte para evitar estas muertes evitables, le saluda atentamente. 

Sobre el autor:

Martín Durán

Martín Durán

Martín Durán es presidente de la Federación de Organizaciones Andaluces de Mayores (FOAM).

… saber más sobre el autor