Cartas al director

Año Nuevo, año de esfuerzo, lucha e ilusión

LUIS ORTIGA GIMÉNEZ

Foto: Europa Press

Martes 11 de enero de 2022

6 minutos

Largas carreras de cotización. Año Nuevo. Año de esfuerzo, lucha e ilusión
LUIS ORTIGA GIMÉNEZ

Foto: Europa Press

Martes 11 de enero de 2022

6 minutos

Cartas al director (cintillo)

En estas fechas del año, es habitual hacer un repaso de los principales acontecimientos del año precedente y marcarse objetivos ilusionantes y ambiciosos para el año que empieza.

Prefiero centrarme más en los aspectos del presente y sobre todo del futuro. Sin embargo, tal como indicaba George Santayana: “Los que no pueden recordar el pasado están condenados a repetirlo”. Por ello, aunque de forma breve y resumida, considero necesario recordar todo aquello (y a todos aquellos) que han perjudicado al colectivo de personas jubiladas de forma anticipada con largas carreras de cotización. 

La primera fase de la Reforma de las Pensiones recientemente aprobada en el Congreso y Senado, en lo que respecta a las penalizaciones (coeficientes reductores) que sufren las personas con largas carreras de cotización, no solo no ha mejorado su situación, sino que incluso la ha empeorado. El Gobierno, además, se ha sacado de la manga una supuesta “compensación” que es ridícula tanto en su importe como en la cantidad de personas que pueden cumplir los absurdos y discriminatorios requisitos exigidos. En realidad, esta medida se trata de una nueva burla al citado colectivo.

Esta tropelía cometida contra las personas con largas carreras de cotización ha sido posible por la actitud deshonesta y traidora de varios grupos parlamentarios y Sindicatos. En efecto, estos días he aprovechado para revisar en profundidad prensa y vídeos con declaraciones de miembros de varios partidos políticos y dirigentes sindicales. El ejercicio ha sido nauseabundo. Produce repugnancia oír y ver a personas que públicamente defendían, incluso de forma muy vehemente, la injusticia de los coeficientes reductores y que ahora, sin embargo, han apoyado, de forma indigna y vergonzosa, el mantenimiento e incluso aumento de los mismos.

De varios grupos parlamentarios estaba muy claro que no se esperaba nada, absolutamente nada. Pero de otros grupos y Sindicatos que habían alimentado de forma reiterada y pública la esperanza y confianza en parte del colectivo afectado, utilizando palabras grandilocuentes, promesas e incluso participando en vídeos y fotos teóricamente en apoyo del colectivo, así como en “encendidas” intervenciones de diversos portavoces en el Pacto de Toledo, de ellos si se esperaba que cumplieran con sus promesas. Todo ha quedado en nada. Ha sido una enorme decepción constatar ese engaño y traición. Qué decir del espectáculo grotesco de las enmiendas “guadiana” (que aparecían y desaparecían) al Proyecto de Reforma de las Pensiones y también las enmiendas presentadas pero nunca defendidas. Ha sido un auténtico esperpento. Incluso las Proposiciones no de Ley, para derogar los coeficientes reductores, aprobadas por hasta 16 Parlamentos Autonómicos han sido desoídas, en un claro ninguneo y desprecio a las más altas instituciones democráticas.

No es extraño que, ante estos comportamientos tan falsos de la clase política, hayan cada vez más personas decididas a votar en blanco o abstenerse en las elecciones. Es una pena. Con sus mentiras y engaños están cargándose la credibilidad de un sistema que ha costado muchos esfuerzos de consolidar.

Se puede aplicar el dicho “cuídame de mis amigos que de mis enemigos me cuido yo”. Las caretas se han caído. Ya sabemos “quién es quién”.

Ahora, no obstante, ya es tiempo de mirar hacia el presente y futuro (pero recordando el pasado). No hay que derramar ni una lágrima más por lo que pudo ser y no ha sido. Hay que pasar a la acción. Sin demora. Con inteligencia y contundencia.

Ahora, empezando el año Nuevo, se trata de elaborar las estrategias oportunas en defensa de la reivindicación que tan bien está abanderando la asociación ASJUBI40, para la derogación total de los coeficientes reductores que penalizan las pensiones de las personas jubiladas de forma anticipada con más de 40 años cotizados. Estoy seguro de que dicha asociación estará evaluando todas las acciones a llevar a cabo durante el presente año. Ahí precisarán del apoyo de todas las personas afectadas.

Hay que recordar que este colectivo sufre principalmente dos injusticias muy claras: DISCRIMINACIÓN y falta de cumplimiento del principio de CONTRIBUTIVIDAD. Estas injusticias no solo se mantienen. De hecho se han aumentado. Entiendo que estos dos conceptos deben focalizar la lucha del colectivo.

La DISCRIMINACIÓN que sufre el colectivo es múltiple. 

Frente a los años 37 años y 6 meses de cotización exigidos para percibir la pensión íntegra, con jubilación a los 65 años.

Frente al 4% de aumento en la pensión por cada año de demora en la jubilación, con menos años cotizados.

Frente a las clases pasivas del Estado, con jubilación íntegra con 35 años cotizados y jubilación a los 60 años de edad.

Frente a los 8 regímenes especiales de la Seguridad Social. Como, por ejemplo, artistas, taurinos, Ertzaintza, policía, etc. Además, en la Reforma recientemente aprobada, se han añadido 2 nuevos colectivos: Policía Foral Navarra y Mossos de Escuadra. Estos últimos con jubilación a los 59 años, con 35 años de servicio y pensión íntegra. Parece que se está considerando actualmente la posibilidad, tal como se indica en la prensa, de aumentar el número de colectivos a ser considerados como regímenes especiales (personal de instituciones penitenciarias, sanitarios, etc.). Sería el momento de que las personas con más de 40 años cotizados configuraran un nuevo régimen especial. Es un tema de justicia. 

Adicionalmente, el propio Gobierno, al haber establecido en la Reforma de las Pensiones la “compensación” absurda indicada anteriormente, de forma tanto implícita como explícita está admitiendo que este colectivo está siendo objeto de una DISCRIMINACIÓN. Es una constatación.

Respecto al principio de CONTRIBUTIVIDAD, defendido en el Pacto de Toledo y principio fundamental para la legislación europea, hay un manifiesto incumplimiento por parte de la legislación española. Ese principio defiende que DEBE existir una relación equilibrada entre esfuerzo (años de cotización) y prestación (pensión). ¿Qué mejor ejemplo para la contributividad que haber cotizado más de 40 años?

Hay que destacar también que España es el ÚNICO país de nuestro entorno geográfico y social que no tiene establecido un número de años cotizados que garantice la pensión íntegra. Por ejemplo, Francia, Italia, Luxemburgo y Grecia lo establecen en 40 años cotizados. España es la excepción. Una vez más, España es diferente.

Para finalizar, manifestar mi respaldo a la asociación ASJUBI40, en la seguridad de que continuará defendiendo con ahínco la reivindicación de ese colectivo tan injustamente tratado. Tengo el convencimiento de que proseguirá ejerciendo máxima presión tanto en España, como también en Europa. Tenemos la fuerza de la razón. Recordar que en los últimos dos años hasta tres leyes españolas referidas a pensiones tuvieron que ser modificadas ante dictámenes contrarios emitidos por parte del Tribunal de Justicia Europeo que las catalogaban de discriminatorias.

Entramos en el Año Nuevo. Un año de esfuerzo, lucha e ilusión para las personas con largas carreras de cotización. Un año en el que deben desaparecer las arbitrarias, injustas e indignas penalizaciones. ASJUBI40 necesita nuestra ayuda y colaboración para lograr el objetivo común.


Si eres lector o lectora de 65YMÁS y quieres denunciar cualquier situación de la que hayas sido testigo, dar tu opinión sobre cualquier tema de actualidad o sobre cualquier circunstancia que te afecte, puedes enviarnos una carta a nuestro diario. Es muy sencillo. Sólo tienes que entrar en CARTAS AL DIRECTOR o rellenar este formulario:

Carta director

Sobre el autor:

LUIS ORTIGA GIMÉNEZ