Fernando Ónega
Opinión

¿Hace falta tanta violencia?

Fernando Ónega
¿Hace falta tanta violencia? Foto: Pablo Recio
Fogonazos

 

Llevamos dos noches con espectáculo televisivo asegurado. El martes, gran algarada en Barcelona y otras ciudades catalanas con fuegos en las calles, guardias acorralados, una comisaría destruida y establecimientos destrozados. Ayer, ese circo ambulante se desplazó a la Puerta del Sol, que Madrid no quiere ser menos que Barcelona y hubo menos fuego, pero volaban los adoquines y los hierros contra los antidisturbios. Tenían intención mortal y, de hecho, treinta policías resultaron heridos. Todo eso se hizo en nombre de la libertad de expresión porque un diputado de Bildu, tan liberal, pregona que España es el país del mundo que persigue y encarcela a más artistas. Y desde algún lugar de la ciudad Pablo Echenique animaba: “todo mi apoyo a los jóvenes antifascistas que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles. Ayer en Barcelona, hoy en la Puerta del Sol”. ¡Qué grandeza de miras! ¡Qué defensa de la paz civil! ¡Qué forma más patriótica y pacífica de convertir una legítima protesta cívica en una competición de guerrillas urbanas! Yo solo tengo preguntas sin respuesta: ¿hace falta tanta violencia para defender una causa? ¿Quién maneja a esos radicales para provocar tanto daño? ¿Y por qué hay tantos líderes políticos que alientan y agitan a los antisistema?