Fernando Ónega
Opinión

Lo justo y lo injusto

Fernando Ónega
Artículo de opinión firmado por Fernando Ónega, sobre las gran protesta del sector de bares y restaurantes.
Fogonazos

 

España vivió ayer una gran protesta: la del sector de bares y restaurantes; un sector que agoniza porque un tercio de los establecimientos (85.000 o más, de un total de 277.539) ha cerrado porque no puede soportar los gastos de una actividad paralizada total o parcialmente. Los otros dos tercios miran sus cuentas para adivinar cuánto pueden resistir. Y en las pequeñas y medianas empresas, siempre familiares, la sensación es de asfixia. Al mismo tiempo, el Tribunal Superior del País Vasco autoriza la reapertura en los lugares más castigados de la comunidad. La razón jurídica es impecable: no se les puede hacer culpables de los contagios, pero choca con la razón política de hacer lo posible para frenar la pandemia. ¡Que difícil es todo! ¿Habrán sido injustos los cierres de la hostelería? ¿Es injusto continuar con esas medidas? Cuando en un mes hubo un millón de infectados, ninguna restricción se puede considerar injusta. Cuando se contempla la ruina económica de tanta gente, es lícito pensar lo contrario. Solo hay una forma de salir de ese drama ético: ayudar a los perjudicados. Lo dicen los viejos: lo que se puede arreglar con dinero, tiene arreglo. Las que no tienen arreglo son las vidas perdidas.