Jesús Cubero
Opinión

Eoooo… ¿Hay alguien al mando?

Jesús Cubero
Eoooo… ¿Hay alguien al mando?. Foto: Europa Press

Los mayores vacunados, la mayoría de los trabajadores del sector de atención a la dependencia también vacunados (salvo un 5% de negacionistas que no dan su brazo a torcer hasta que son intubados en la UCI de cualquier hospital), la variante Delta campando a sus anchas en nuestra sociedad, y un nuevo otoño que comenzará a asomar en breve.

Esta es la situación actual que tenemos en España. En una España cada vez más hastiada, más adormilada, más cansada de enfrentamientos políticos, de polarizaciones estériles, de poca o nula capacidad de gestión, de expertos que no son tales o de asesores que lo mismo te preparan un discurso que te cuidan a los niños. Y mientras tanto el Ministerio de Sanidad se reúne cada miércoles con las comunidades autónomas para actualizar las medidas a tomar para la lucha contra la pandemia.

La última ocurrencia de un Ministerio paralizado por el miedo a tomar decisiones y con cada vez menos competencias, pasa por pedir a las empresas que “reubiquen” a los trabajadores que no se quieren vacunar. Es decir, que pongamos a un Auxiliar de Enfermería que no se ha querido vacunar a… ¿cambiar bombillas, por ejemplo?, ¿arreglar la calefacción de los centros?, ¿preparar quizás la comida de los mayores? ¡¡Ni se puede, ni se debe!! Las funciones de cada categoría laboral vienen perfectamente definidas en cada convenio colectivo, y el personal que contratamos para que atienda de forma directa y adecuada a las personas mayores, debe realizar este tipo de funciones.

"Alcancen acuerdos y hagan su trabajo"

Señoras, Señoros y Señores del Ministerio de Sanidad: escuchen por una vez a los expertos de verdad. Cuando los sindicatos, las empresas y asociaciones del sector les dicen que las medidas que están adoptando son papel mojado y vacuas recomendaciones, quizás, y tan sólo quizás, deberían plantearse escuchar cuáles deben ser las medidas a tomar y por una vez en esta pandemia crear un comité de expertos de verdad, que proponga medidas eficaces y eficientes, y que no actúe al dictado de ningún interés político.

¿Por qué no se dejan de emitir “recomendaciones”? Consensúen con las comunidades autónomas, alcancen acuerdos, hagan su trabajo y den instrucciones, ordenen lo que consideren adecuado para nuestra población. Las “recomendaciones” son una forma sutil de cubrirse las espaldas sin molestar a nadie, sin pisar ningún callo. Lo crean o no seguimos en mitad de una pandemia, y aunque esté muy bien salir de vacaciones (cada vez cuesta más encontrar la vocación de servicio público en este país llamado España) ¡¡coño, dejen a alguien sensato al frente de esto!!

Por si alguien del Ministerio tiene la delicadeza de leer este artículo de opinión, desde el sector le damos ya el trabajo hecho, y en este sentido las medidas que desde todas las partes reclamamos y que están adoptando otros países avanzados de nuestro entorno son: planificación de la tercera dosis de vacunación para personas en situación de especial vulnerabilidad, vacunación obligatoria para todo el personal de atención directa (o medidas extraordinarias para poder sus pender esos contratos hasta que haya pasado del todo la pandemia), pauta de vacunación completa para las visitas familiares en las residencias, y mantener las medidas de prudencia y sentido común con las que venimos trabajando en los últimos meses (distancia social necesaria, uso de la mascarilla y gel hidroalcólico).

¿De verdad que los ciudadanos les estamos pidiendo mucho?

Sobre el autor:

Jesús Cubero

Jesús Cubero

Jesús Cubero es secretario general de AESTE.

… saber más sobre el autor