José Manuel Morais, subdirector general de Vida de Seguros Bilbao
Opinión

Claves para contratar un seguro de vida ahorro

José Manuel Morais
José Manuel Morais  (Seguros Bilbao): Claves para contratar un seguro de vida ahorro

Los seguros de vida ahorro han ido sumando adeptos en los últimos años como alternativa a la hora de planificar el ahorro para la jubilación. Este tipo de seguros permiten al interesado guardar parte de sus ingresos y decidir dónde destinarlos: al ahorro o a la adquisición de un bien determinado. La rentabilidad, las garantías, una fiscalidad atractiva, su papel complementario al del sistema público de pensiones y el ahorro constante son algunos de los principales factores que han jugado a favor del auge de este tipo de productos.

Según el informe Estamos seguros de UNESPA, la asociación empresarial que agrupa las entidades aseguradoras de España, tres millones de españoles tenían contratado en 2020 Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS), Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) o Unit Linked, que son los principales seguros de vida ahorro presentes en el mercado. Esta cifra supone que la contratación de estos productos ha crecido cerca del 50% desde 2014.

No obstante, dada la amplia variedad de seguros de vida ahorro existentes y las particularidades de cada uno, conviene analizarlos en detalle antes de contratarlos. En primer lugar, conocer bien el producto es fundamental. En ese sentido, hay que tener en cuenta que existen diferentes tipologías de productos, adaptadas a cada perfil, por lo que necesario tener muy claro qué se está contratando.

Los Seguros Individuales de Ahorro a Largo Plazo (SIALP) se asemejan más a un depósito; gozan de una interesante exención fiscal si el ahorro se mantiene durante cinco años, ofreciendo un elevado grado de seguridad sobre la recuperación del capital y dan a los asegurados la seguridad de contar con una garantía en el tipo de interés.

Los Planes Individuales de Ahorro Sistemático (PIAS) tienen el atractivo de no tributar por los rendimientos obtenidos siempre que el dinero se haya mantenido durante más de cinco años y se utilice para constituir una renta vitalicia. El tipo de interés mínimo está garantizado.

Por su parte, los Unit Linked son productos de ahorro vinculados a un seguro de vida en los que una parte del dinero invertido se destina al pago de la prima del seguro de vida y el resto se invierte en fondos de inversión o en una cesta de fondos. No hay un interés mínimo garantizado y la rentabilidad final está supeditada al comportamiento de la inversión elegida.

En segundo lugar, hay que identificar el perfil de riesgo y los objetivos. Los seguros de vida ahorro se caracterizan por invertir en activos financieros conservadores y se dirigen, principalmente, a clientes con un perfil de riesgo moderado, a excepción de los Unit Linked, en los que el cliente opta a una mayor rentabilidad, pero asumiendo cierto riesgo en la inversión.

En cualquier caso, en el momento de decantarse por una tipología de seguro es necesario tener en cuenta qué objetivos se ha marcado el asegurado, el plazo de tiempo en que se quieren alcanzar dichas metas y el ritmo de ahorro que el cliente tiene capacidad de asumir.

Análisis de la fiscalidad

En tercer lugar, destaca el análisis de la fiscalidad. En función de la edad del asegurado y de sus necesidades de liquidez, los seguros de vida ahorro tienen diversas alternativas de tributación, tanto a la hora de realizar las aportaciones como en el momento de rescatar el dinero.

- En el caso de los Unit Linked, si el tomador decide retirar el dinero, deberá tributar a través del IRPF por las ganancias generadas como rendimientos del capital mobiliario, un porcentaje que suele oscilar entre el 19% y el 23%. En cambio, si la persona tomadora fallece, el beneficiario de la póliza debe tributar las ganancias a través del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

- En los PIAS siempre que el rescate se perciba en forma de renta vitalicia, el rendimiento generado estará exento de tributar en el IRPF. Los SIALP ofrecen condiciones fiscales ventajosas para quienes mantengan la inversión por un periodo de al menos cinco años y los beneficios fiscales solo se aplican a los primeros 5.000 euros invertidos.

Por último, pero no por ello menos importante, están la seguridad y la solvencia. El sector asegurador tiene como fin asumir riesgos para proteger a las personas y a las empresas, y para ello, debe de contar con una adecuada capacidad financiera y solvencia económica. Así, las aseguradoras están sometidas a fuertes exigencias que marca la normativa para garantizar el mantenimiento de su actividad y los compromisos con sus asegurados.

Antes de contratar un seguro de vida ahorro es interesante comprobar que la compañía seleccionada cuenta con ratios de solvencia elevados. En el caso de Seguros Bilbao le avala tanto la solvencia como la experiencia, ya que llevamos más de cien años cuidando de las personas, gestionando su patrimonio y protegiéndolas ante imprevistos.

Sobre el autor:

José Manuel Morais, subdirector general de Vida de Seguros Bilbao

José Manuel Morais

José Manuel Morais es subdirector general de Vida de Seguros Bilbao.

… saber más sobre el autor