Opinión

Maltratos que pasan desapercibidos

COESPE
Maltrato a mayores

El 15 de Junio es el día escogido por la ONU, como El Día Mundial de Toma de Conciencia del Abuso y Maltrato en la Vejez, por ello COESPE quiere llamar la atención de la sociedad sobre diversos maltratos que condicionan la vida de estas personas y que pasan desapercibidas por todos y obtienen una nula respuesta por parte de las Administraciones.

Empecemos por la falta de recursos que permitan una vida digna como propugna el artículo 50 de la Constitución, miles de pensionistas mayoritariamente mujeres tienen pensiones inferiores al Salario Mínimo y otros muchos y muchas con pensiones no contributivas con importes que los lleva a ingresar la famosa e indignante lista de personas en pobreza extrema. El abuso que falta de ingresos produce es lógicamente una forma de maltrato, pues impide el acceso a lo más básico para la vida.

También muchas personas mayores habitan pisos que por su antigüedad, no están adecuados a sus necesidades y esto se dispara si además es en alquiler con rentas históricas, de nuevo mayoritariamente mujeres, sin ascensores lo que las condenan a estar encerradas y por tanto a la soledad, sin baños adaptados lo que les hace difícil sus aseos diarios y con problemas para el control de una temperatura adecuada y por lo comentado anteriormente sin posibilidades económicas de solución. El artículo 47 de la Constitución consagra el derecho a una vivienda digna. Ya tenemos otro maltrato.

Para colmo si ya era difícil para estas personas pagar el recibo de la luz, con el nuevo sistema que pretenden que hagan vida de noche y estén acostadas de día. Con pensiones míseras y condenadas a enclaustramiento en sus viviendas, sin más compañía que la televisión, como una sociedad puede soportar este maltrato sin sentirse profundamente avergonzada. Dice el artículo 51: “Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.

Y también el 128.1, que dice así: “Toda la riqueza del país en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad está subordinada al interés general”. Colas de personas mayores en las puertas de los bancos, aguantando las inclemencias del tiempo, sin capacidad para usar cajeros o banca electrónica, pues cuando tenían 12 años de edad ya trabajaban para poder ayudar al sustento de sus familias sin derechos laborales ni de protección a la infancia. Y cuando logras acceder a la oficina te enteras que te cobran comisiones abusivas lo que merma la ya raquítica pensión, de nuevo el maltrato al débil.  Los mismos artículos de la Constitución anteriores los debían de proteger.

Y como remate a todos los abusos y maltratos recibidos sus señorías los jueces haciendo dejación de sus obligaciones no ejercen la protección que les debe el cumplimiento del artículo 24 de la Constitución sobre el derecho de las personas a la tutela efectiva de los jueces impertérritos a pesar de los miles de compañeras y compañeros fallecidos abandonados en residencias, convertidas en campos de exterminio sobre lo que hablaremos con mayor profundidad el próximo día 15.

Una sociedad que maltrata a sus mayores es una sociedad enferma. 


Artículo elaborado por la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Publico de Pensiones (@CoespeOficial)

Sobre el autor:

COESPE