Cernuda Setenta y

 

La maldita pandemia no ha dejado los bolsillos, ni las ganas, con tanta euforia como para ir pensando en las vacaciones de verano, que siempre se identifican con unos días de viaje para conocer nuevos mundos, pasar unas semanas en el pueblo de siempre o un destino de playa o montaña de tipo tradicional. Diferentes modelos con un mismo objetivo: cambiar de aires, descansar  yhacer lo que no se suele hacer o con lo que sueñas el resto del año.

Hay un asunto que siempre me ha llamado la atención: los viajes de los mayores. Es habitual que en vacaciones los abuelos disfruten de hijos y nietos, con frecuencia en la casa familiar que conservan los mayores. Pero cuando falta el abuelo, los hijos tienen otros planes y los nietos se buscan la vida. Es muy frecuente que las abuelas viudas formen un grupo con más viudas, solteras y, a veces, alguna casada que preparan durante todo el año. Y no solo en verano, sino en invierno o primavera.

Se apuntan a cualquier plan que suponga coger carretera y manta, o vuelo y manta, o un crucero, y se van un grupo de amigas por ahí con la primera excusa que se presente. Conocer San Sebastián o Mérida. Si se puede gastar un poco más de dinerillo preparan ver una exposición en Paris, los Lugares Santos en Israel, los mercadillos de Navidad en Centroeuropa o unos días en Granada para ver la Alhambra. Y aún más: esas mujeres mayores, pero que no por eso dejan de sentir curiosidad y ganas de ver mundo, es habitual que dediquen un día o dos al mes para ver juntas una exposición o un monumento histórico con un guía que las acompaña siempre y les busca lo más interesante. O  invitan a alguien relevante que les ofrezca  en casa de una de ellas una conferencia seguida de coloquio.

¿Por qué son tantas las mujeres mayores que se niegan a encerrarse cuando cumplen años, y tan pocos los hombres –por no decir ninguno– con iniciativa para preparar un viaje con otros hombres, ir juntos al teatro cada cierto tiempo o a visitar los rincones menos conocidos de su ciudad y no por eso faltos de interés? Es como si fueran incapaces de moverse sin su mujer al lado.

Sobre el autor:

Pilar Cernuda

Pilar Cernuda

Pilar Cernuda (Santiago de Compostela, 1948) es periodista y miembro del Comité Editorial de 65Ymás.

Licenciada en Periodismo, su trayectoria profesional comienza en 1975, dedicándose durante años cubrir las actividades de la Casa Real. Posteriormente es contratada por el diario ABC. Ejerció su profesión en medios como Radio Nacional de España, la Cadena COPE y Televisión Española. En la pequeña pantalla condujo el espacio de entrevistas Centros de poder (1994-1995), junto a Julia Navarro, en cuya última emisión realizó una entrevista al entonces presidente del Gobierno Felipe González. En la década de 1990 también colaboró asiduamente en el informativo matinal Los desayunos de TVE.

Se ha dedicado a la información y el análisis político en diversos medios escritos, radio y televisión. Actualmente colabora en Espejo público de Antena 3 y en Onda Cero, y publica sus columnas en varios periódicos.

Es autora de más de veinte libros de actualidad política, entre los que cabe destacar: El presidente, Ciclón Fraga, 30 días de noviembre, El síndrome de La Moncloa, Moncloa Confidencial Genio y figura, así como del ensayo Madres solas y la novela histórica Volveré a buscarte.

… saber más sobre el autor