Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Prepárate para la playa

Ramón Sánchez-Ocaña
Crema solar… también bajo la mascarilla

El baño y la estancia tranquila sobre la arena tiene numerosas ventajas y algunos inconvenientes. Por eso conviene tener en cuenta una serie de medidas. La primera es protegerse de las radiaciones solares. Uno de los principales factores de riesgo de presentar cáncer de piel en la etapa adulta, es haber sufrido quemaduras solares repetidas y violentas a una edad joven.

No se fíe de protectores

Cuando nos exponemos al sol sin protección el eritema primero y la quemadura después, nos hace evitar esa exposición. Sin embargo, al utilizar protección, no hay quemadura, no hay aviso, no hay alarma. Y si bien las radiaciones que queman dejan de hacerlo, no así las otras que pueden estimular la transformación de un lunar benigno en algo maligno.

Los dermatólogos avisan: no crea que por utilizar protectores puede excederse con el sol.

La ropa es la mejor protección. Sobre la piel descubierta hay que utilizar cremas “pantalla”. Pero tenga en cuenta que no son protecciones absolutas. Debe repetir la aplicación. No hay ninguna preparación para el bronceado que proteja de los daños del sol (cabinas, autobronceadores, agentes bronceadores que se toman).

Ojos

- Use gafas de sol homologadas que filtren adecuadamente las radiaciones nocivas.

- Consulte la posibilidad de incorporar su graduación a unas gafas de sol correctas.

- No tome el sol con lentes de contacto. (Si lo hace asegúrese que tienen filtro de rayos ultravioleta.

- Use visera para atenuar la exposición solar.

- El agua de mar y las piscinas irritan los ojos y pueden además transmitir infecciones. El uso de lentes de contacto en piscina y playa aumenta ese riesgo.

Oídos

- Evite, como norma general, cualquier humedad en el conducto auditivo. Por tanto, evite que entre agua. Séquese bien con la toalla: la humedad puede favorecer la infección de piel y oído. El oído debe limpiarse con un dedo y un kleenex.

Pero tenga en cuenta que se deben evitar las excesivas limpiezas sobre el conducto auditivo. Evite cualquier maniobra de rascado con objetos punzantes. Evite el uso excesivo de torundas de algodón. Tras el baño no estaría mal introducir en el oído unas gotas de alcohol de 70 boricado.

Niños

Recuerde que los niños pequeños no deben estar al sol, como no deben ir a la playa antes de los seis meses de edad. Tienen la piel excesivamente sensible y por tanto, existe riesgo de quemaduras. Deben estar protegidos con gorro y llevar camiseta incluso mientras se baña. El aire también quema. Póngale crema protectora media hora antes de exponerse al sol.

Los consejos 

- Antes de bañarse, hay que aclimatarse al nuevo entorno. Si viene de lejos, no se bañe nada mas llegar a la playa. Espere un par de días.

- Las horas mas aconsejables son entre las diez de la mañana y las cinco de la tarde.

- Sería deseable bañarse con la marea alta. El agua estará mas caliente, mas próxima y mas limpia.

- Si hace ejercicio o toma el sol antes de bañarse, recuerde no someter el cuerpo a bruscos cambios de temperatura.

- No se bañe mas de 20 minutos seguidos, sobre todo en el norte.

- Tras el baño, recuerde que debe secarse bien y poner los filtros solares adecuados. (Si no se seca, las gotas de agua que quedan sobre la piel actúan como lupas antes de secar).

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor