Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Curiosidades del bostezo

Ramón Sánchez-Ocaña
Ramón Sánchez-Ocaña: Curiosidades del bostezo

Sabemos muy poco del bostezo. Como mucho, conocemos algunos refranes que casi nunca son ciertos. Eso de que indica hambre, sueño o aburrimiento también es falso, aunque pueda producirse en alguna de esas situaciones.

Lo que si es cierto es que resulta contagioso, pero solo en primates y en seres humanos. Y hay quien no bosteza casi nunca y hasta quien lo hace más de 20 veces al día.

Pero es curioso preguntarse por qué se bosteza. Solo se encuentra una causa que puede producirse con hambre, con sueño, con aburrimiento, con cansancio y con otras muchas cosas. Y es una deficiente oxigenación con bastante anhídrido carbónico en el organismo. Claro, no se da cuando uno se ríe, porque la carcajada o la risa sirve para hacer inspiraciones profundas y espiraciones amplias y  por tanto se garantiza no sólo el aporte de oxígeno, sino también la expulsión del anhídrido.

Es decir: parece que bostezamos cuando necesitamos más oxígeno. El bostezo sería entonces como si diéramos un enorme bocado al aire, como si necesitáramos de pronto llenar de forma total nuestros pulmones. Por poner un ejemplo: como cuando tenemos mucha sed y acudimos al vaso de agua y le damos un trago largo, largo...

El bostezo dura unos 8 segundos y siempre se hace de la misma forma: inspiración profunda, lenta, con la boca muy abierta. Parada, con el tórax lleno -a veces se estira uno- y después se espira lentamente. La emisión de distintos ruidos es una cuestión personal y varia mucho de un individuo a otro. Suele haber una mayor abundancia de lágrima. A veces se abre tanto la boca que se desencaja la mandíbula. Baste decir que es la primera causa de luxación de mandíbula.

Y aunque parezca mentira se bosteza más al despertar que al adormilarse. Y también se bosteza mucho más en los vagones de metro que van tarde a casa, que en los de la mañana.

Y el contagio esta demostrado: 62 de cada 100 personas bostezan cuando ven a alguien bostezar.

Así que cuando bostece recuerde esto con una sonrisa.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor