Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Degeneración macular, principal causa de ceguera entre los mayores

Ramón Sánchez-Ocaña
Degeneración macular. La comisión de Sanidad del Congreso aborda la DMAE

La degeneración macular asociada a la edad (DMAE) es una patología crónica degenerativa que se caracteriza por el deterioro de la zona central de la retina  responsable de la visión fina (la mácula) y cuyo origen es desconocido.

Quienes padecen esta degeneración pierden en un periodo de tiempo que va de dos meses a tres años, su capacidad de leer, de conducir o de reconocer caras.

El deterioro de la mácula es más frecuente en personas de edad avanzada. Y una de sus características es que no afecta a la visión periférica, si no a la central; es decir, lo único  que el enfermo logra ver  son los bordes que hay alrededor de la imagen. De ahí se deduce que la DMAE no causa una ceguera total por si sola, pero incapacita y por eso se sostiene que es la primera causa de “ceguera legal”

Cómo y por qué se produce

La retina tiene un metabolismo muy activo. Eso quiere decir que consume mucho y que por tanto, genera mucho material de desecho. Con los años, la facultad de eliminar esos desechos se va perdiendo, lo que hace que se acumulen formando lo que los especialistas llaman drusas.

El problema de las drusas es el lugar en que se forman. Porque las drusas separan la coroides de la retina (las dos capas que recubren el globo ocular. Podríamos decir que las despega. Y las consecuencias de ello son graves; porque, los fotorreceptores, las células encargadas de ver, reciben sangre de la coroides. Y si la coroides se despega de la retina, los receptores quedan sin riego y degeneran.

Si la zona de la retina afectada es la mácula (zona de mayor concentración de fotorreceptores de toda la retina) la consecuencia es la pérdida de la visión central.

Ante esta situación , la retina puede reaccionar de dos formas, determinando los dos tipos de DMAE. Si la mácula se va atrofiando lenta y progresivamente se trata de una DMAE seca. Pero puede ocurrir el caso contrario. La retina  como no tiene riego trata de revascularizarse creando una nueva red de vasos. Es la DMAE húmeda. El organismo trata de hacer nuevos vasos sanguíneos con la intención de suministrar oxígeno a la retina; pero lo que ocurre  es que esos vasos nuevos son muy frágiles y exudan hacia el exterior, empeorando el cuadro.Y entonces , los fotorreceptores no solo no reciben riego, sino  que ,como en la zona de la mácula  se forma una incipiente red de nuevos vasos , se  dificulta aun más la visión. Es la DMAE de tipo húmedo que es muy agresiva y evoluciona rápidamente hacia la ceguera.

La seca o atrófica, que es la de evolución menos agresiva afecta al 85 % de personas que sufren esta enfermedad; y la húmeda o exudativa que es la más grave afecta al 10-15 % de estos enfermos.

Principal causa de ceguera

En el mundo occidental, veinte de cada cien personas sufre algún tipo de degeneración macular. Hoy puede decirse que es la principal causa de ceguera en la población mayor de 65 años en los paises desarrollados. Si se tiene en cuenta, ademas, que en estos paises el envejecimiento de la población es grande y que la esperanza de vida es cada vez mayor, estamos ante una patología que supone ya y va a suponer en el futuro, un auténtico problema social.Su incidencia aumenta de modo exponencial con la edad .

Diagnóstico

El diagnóstico precoz es de vital importancia. Pero eso solo se consigue con revisiones periódicas del fondo de ojo y controlando muy de cerca a los pacientes que tengan drusas (es decir, que no evacúen bien los desechos de la retina). Deben hacerse exploraciones de agudeza visual y pruebas concretas de la función macular.

El problema es que  la mayoría de los pacientes solo acuden al especialista cuando ya han notado algunos trastornos visuales; es decir, cuando la degeneración macular esta ya en marcha.

El tratamiento debe instaurarse en las estadios iniciales. Y se puede detener el progreso de la enfermedad.

Factores de riesgo

Como no se conocen bien las causas que provocan la degeneración macular, es difícil establecer unos factores de riesgo claros. Clínicamente, el único que se ha demostrado, es el habito de fumar. Pero los especialistas señalan que los antecedentes familiares aumentan el riesgo. De ahí que los mayores de 40 años con antecedentes deban hacerse reconocimientos periódicos. También se consideran  como factores de riesgo, las cataratas, la hipertensión, la exposición de los ojos al sol y el color claro de los ojos.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor