Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

Donar sangre: todo lo que interesa saber

Ramón Sánchez-Ocaña
Consejos (y requisitos) para donar sangre si eres mayor

Para la sangre, todos los días son emergencia. Y hay escasez permanente, porque se hacen más intervenciones, se realizan más trasplantes y no crecen los donantes en la misma proporción.

Para dar una idea: una intervención cardiaca, consume tres bolsas de sangre. (Una donación es de 440 cc, volumen al que hay que añadir los 60 cc. de anticoagulante para formar los 500 cc de una bolsa).

No tenemos conciencia permanente de que la sangre perdida solo puede ser sustituida por sangre donada. Y somos solidarios ante una situación de emergencia; pero es que esa situación es continua en los grandes hospitales.

La sangre es un bien que todos tenemos gratuitamente, que es imprescindible, que (por ahora) no puede fabricarse artificialmente; que, en condiciones normales, se regenera en unas horas. Entonces, ¿por qué no hay más donaciones? Probablemente por falta de información. Todavía hay prejuicios en torno a su utilización y su comercio. Y debe saberse que no hay tal. Habría que informar claramente de qué ocurre con la sangre desde que se dona hasta que llega al destino final, que es ayudar a otra vida.

En un día recuperamos plenamente el líquido extraído. En cuanto al nivel de plaquetas se tarda alrededor de 72 horas y el nivel pleno de glóbulos rojos, en torno a los dos meses.

Debe saber

No hay posibilidad de contagio con la jeringuilla al donar, porque las que se utilizan son de un solo uso, que luego se tiran; que la cantidad que se extrae está perfectamente calculada para que una persona sana no lo note.

Un 20 % se utiliza en ginecología, especialmente en tratamiento de tumores maternos. Un 30 % se utiliza en traumatología (accidentes de tráfico y laborales). En cardiocirugía se utiliza un 15 %. Con el agravante además de que la sangre no se puede almacenar indefinidamente, porque caduca.

La donación de sangre en nuestro país es altruista y no remunerada, lo que quiere decir que no se paga por donar.

Tras la donación

Lo primero que se hace, tras los análisis para conocer el grupo y el Rh, es separar sus componentes; es decir, glóbulos rojos, plasma (la parte líquida con los factores de coagulación), y plaquetas, que van a cubrir las necesidades hospitalarias.

Peso y edad. No se puede donar si se pesan menos de 50 kilos o si se tienen más de 60 años. El peso viene marcado por la cantidad de sangre que se extrae (450 cc); y en cuanto a la edad el médico dirá si se está en buena salud, aunque no se permite hacer la primera donación después de los 60.

Frecuencia. Los especialistas aconsejan planificar las donaciones, especialmente para cubrir la necesidades durante las vacaciones.

Se puede donar cada 2 meses. Y se aconseja a los hombres donar 4 veces al año, y 3, a las mujeres. Esa menor frecuencia femenina se debe a que la necesidad de compensar las pérdidas de la menstruación.

Tatuajes y piercings. Durante algún tiempo, y hace años, no se aconsejaba la donación a quienes exhibieran tatuajes o piercings debido a que se ignoraba las condiciones higiénicas en que se realizaban. Hoy los gabinetes de tatuaje han mejorado de manera notable. De todos modos, se deben esperar al menos 4 meses desde su realización.

Hepatitis. Haber padecido hepatitis impide la donación si se trata de la Hepatitis B y la C. En el caso de la hepatitis A no hay problema.

Medicamentos. Se debe advertir si se está tomando algún medicamento. Normalmente, no hay problema. La propia Cruz Roja  señala que por ejemplo, si se trata de aspirina o antinflamatorios, se permite la donación; pero en el caso de los antibióticos se debe esperar 15 días desde su consumo. Tampoco debe donar el diabético que este a tratamiento con insulina. En el caso de una operación quirúrgica se debe esperar una semana en el caso de cirugía menor y cuatro meses en el caso de cirugía mayor.

La aféresis. Es cuando solo se dona alguno de los componentes de la sangre. Se extrae la sangre se separan sus componentes, y una vez donado el que interesa, se devuelve la sangre al donante.

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor