Ramón Sánchez-Ocaña
Opinión

¡Tómatelo a pecho!: Ventajas de la lactancia materna

Ramón Sánchez-Ocaña
“¡Tómatelo a pecho!” Ventajas de la lactancia materna. Foto: Europa Press
Píldoras

 

Por fortuna, el nacimiento de hijos de famosas y las consiguientes apariciones en los medios de la madre amamantando a su bebe, es una promoción llena plausible.

A la lactancia se le pueden poner muchos adjetivos, pero basta uno: es el alimento natural que corresponde al ser humano como mamífero que es. Y tiene enormes ventajas. La leche materna, hay que reconocerlo así, es el único alimento completo que existe en la naturaleza, aunque sea solo para una temporada. Y todos los especialistas sostienen que habría que fomentarla, como una de las bases para una mejor salud. Por eso, aquella frase de estímulo con la que encabezamos estas líneas: ¡tómatelo a pecho!

Hay que ser conscientes de que cuando el niño nace su proceso de formación no ha terminado todavía. No puede comer lo que los adultos y, sin embargo, tiene que crecer a una velocidad impresionante. Un recién nacido aumenta de peso un gramo por hora durante el primer año de vida. Y su cerebro, 2 gramos por día. Y para lograrlo debe contar con la garantía de que recibe las proteínas, minerales, hidratos de carbono y grasas necesarias, además de las defensas oportunas para que las reciba en y con salud. Es verdad que los nutrientes podrían llegar desde otras fuentes. Pero nunca las defensas que el niño necesita.

Por si fuera poco, cuando la madre da de mamar no solo proporciona alimento: le da al niño y el niño sabe recibirlo, mimo, ternura, abrazo, protección, cariño... Y, claro, con la leche, da al niño inmunoglobulinas, defensas que le van a proteger por lo menos durante los tres primeros meses de virus, bacterias, toxinas y muchas reacciones alérgicas. Está demostrado que los niños alimentados por su madre tienen menor incidencia de asma, por ejemplo.

Suele olvidarse también un detalle importante, la leche va cambiando su composición, según mama el niño. La secreción láctea de la madre  comienza por el calostro tras el parto. Al principio parece solo agua coloreada. Sin embargo tiene más albúmina y más sales minerales que la leche; tiene aproximadamente la misma concentración de grasas, pero es mucho más pobre en lactosa. Contiene provitamina A que el organismo del bebé va a transformar en la autentica vitamina y aporta también vitamina E. Y algo curiosísimo: la leche materna va cambiando de composición a lo largo de la toma de manera que completa la alimentación. En los primero minutos, cuando el niño se pone a mamar la leche tiene menos grasa, como si fuera preparando su organismo para recibir después, en los últimos minutos, leche más consistente. 

Las ventajas de la lactancia

Las ventajas de la lactancia son muchas. La primera que se puede destacar es la recuperación de la madre. Pero es que además, no necesita preparación previa, no hay que hervirla y está siempre a la temperatura adecuada; no tiene gérmenes ni agentes patógenos porque va directamente del pezón a la boca y contiene las sustancias que van a proteger al niño contra muchos agentes infecciosos. Evita reacciones alérgicas y el niño no corre el riesgo de estar sobrealimentado.

Y si la madre no tiene suficiente leche, ya sabe que los pediatras aconsejan poner de todos modos, el niño al pecho; porque en cuanto el niño succiona, la madre va a segregar una hormona, la prolactina, que va a lograr que se produzca más leche. De manera que se establece un círculo perfecto: Cuanto más chupe el niño, más prolactina y a más prolactina, más leche.

Y eso sí, no fume. En un litro de leche de mujer fumadora hay por lo menos medio miligramo de nicotina que, lógicamente, pasa al bebe. (También debe vigilar la dieta porque hay alimentos que dan un sabor distinto a la leche. Por ejemplo, los espárragos).

Sobre el autor:

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña

Ramón Sánchez-Ocaña (Oviedo, 1942) es miembro del Comité Editorial de 65Ymás. Estudió Filosofía y Letras y es licenciado en Ciencias de la Información. Fue jefe de las páginas de Sociedad y Cultura de El País, y profesor del máster de Periodismo que este periódico organiza con la Universidad Autónoma de Madrid. 

En 1971 ingresa en TVE. En una primera etapa se integra en los servicios informativos y presenta el programa 24 horas (1971-1972). Entre 1972 y 1975 continúa en informativos, presentando el Telediario. No obstante, su trayectoria periodística se inclina pronto hacia los espacios de divulgación científica y médica, primero en Horizontes (1977-1979)​ y desde 1979 en el famoso Más vale prevenir, el cual se mantiene ocho años en antena con una enorme aceptación del público.

Tras presentar en la cadena pública otros dos programas divulgativos, Diccionario de la Salud e Hijos del frío, fue fichado por Telecinco para colaborar primero en el espacio Las mañanas de Telecinco y posteriormente en Informativos Telecinco.

Es colaborador habitual de radio, periódicos y revistas, y autor de una veintena de libros, entre los que destacan Alimentación y nutrición, Francisco Grande Covián: la nutrición a su alcance, El cuerpo de tú a tú: guía del cuerpo humano, Guía de la alimentación y Enciclopedia de la nutrición

En 2019 entró en el Comité Editorial del diario digital 65Ymás, en el que colabora actualmente.

… saber más sobre el autor