Ana Bedia
Opinión

Vejez programada

Ana Bedia
Vejez programada

Llegan los 65. Me jubilo y desaparezco. Por arte de magia. Sin esfuerzo alguno. La sociedad, dictada por unos magos de varita reluciente que ensalzan lo joven, lo nuevo, la perfección y lo efímero, lo dicta. Y yo... ¡chas! Lo acato. No hay salida. Todo me empuja. Me arrolla. No tengo escapatoria.

La publicidad, el cine, los medios de comunicación, los políticos, los bancos, las aseguradoras, la moda... todos lo tienen claro, ya no soy su público objetivo.

He llegado a la vejez programada y no hay opciones. Me apartan. Mi experiencia, mi capacidad de amar, mis ganas de dar parece que a nadie le interesan...

Luego pienso. ¿Estoy sola? Acudo a la contundencia de los números y encuentro que más de 8,7 millones están en mi situación (el 19% de la población). Una vejez programada que llega y es bien recibida, sin nostalgia, pero que me niego a que otros manipulen. Mi código es mio y yo lo manejo a mi antojo. Yo decido hacia donde pongo mi foco. Que me ignoren, no hay problema, que cada cuatro años seré libre de programar mi voto.

3
Carlos Hace 8 meses
El caso es que a los 65 esta llegando una generación que fue hippie, creció oyendo a los Rolling Stones, fijémonos que estos músicos son de una generación anterior incluso, por lo que ya no sólo afecta la esperanza de vida sino la apertura de mente y la libertad para cambiar la percepción de la vejez.
marga Hace 8 meses
Vejez programada, obsolescencia programada?.Que bueno no dejarse convencer de que lo viejo ya no sirve porque requiera un arreglito. La persona, como una experto que ha demostrado su valor mucho tiempo, ha mantenido su labor y su función social confiando en que le será reconocido y agradecido ocupando un lugar preferente entre lo amado y valorado.Sin embargo, se le retira al contenedor de lo inservible como una vieja lavadora que seguiría funcionando perfectamente con una nueva pieza.
Elena Corral Hace 8 meses
Actualmente la edad y la vejez se considera en la sociedad algo negativo