Consejos

Si tienes una casa rústica que necesita una reforma, no te pierdas estos consejos

Victoria Herrero

Jueves 4 de abril de 2019

2 minutos

Comprueba la estructura e instalaciones de la vivienda y recupera elementos con años de historia

Consejos para reformar una casa rústica (big stock)

La antigua casa de tu familia donde descansar los fines de semana o una compra como inversión para sacarle rendimiento. Si tienes una vivienda rústica que necesita una reforma para acondicionarla, ahora es el momento de hacerlo gracias a estos consejos.

Así, el truco está en saber aprovechar y sacar partido al espacio, recuperar elementos antiguos y dar vida a estancias más luminosas y confortables. 

Mantenimiento óptimo de la casa 

Antes de ponerlos manos a la obra es importante que consultes con especialistas que puedan valorar el estado actual en el que se encuentra el edificio. Al tratarse de viviendas con muchos años de historia, es normal que nos encontremos con problemas derivados de esa antigüedad. Por tanto, lo principal antes de acometer otras obras o pensar en la decoración del interior pasa por sanear y lograr un mantenimiento óptimo de todo el hogar en lo referente a las posibles humedades o grietas que pueda haber. 

Comprueba también el estado de tejados, vigas, muros, paredes o suelos y, si es preciso, haz una buena inversión para mejorar y hacer más seguras las instalaciones de luz, agua, gas, calefacción y fontanería. Si tienes que meterte en faena y tirar alguna que otra pared o tabique aprovecha para comunicar espacios o hacer amplias estancias donde la luz sea la protagonista

Incluso si tienes espacio suficiente alrededor y no está aprovechado, puedes ampliar la casa en forma de un práctico porche para disfrutar de esas noches de verano o tener tu propio huerto. 

¿Cuándo hacemos la reforma?

A la hora de elegir el momento óptimo para hacer la reforma, lo mejor es hacerlo a comienzos de año por varias razones:

  • A nadie le apetece ponerse manos a la obra o estar pendiente de los albañiles en una tarde de julio con 35 grados a la sombra.
  • Los días nublados y oscuros del invierno te servirán para hacerte una idea de la cantidad de luz que entra en la casa en los días menos soleados y guiarte por si quieres hacer reformas en este sentido como ampliar las ventanas. 
  • Además, durante estos meses es cuando mejor se ven las posibles grietas o humedades.

El valor de lo tradicional 

El encanto de estas casas reside en sus antiguos materiales de construcción y otra serie de elementos que podemos recuperar. De este modo, muchas veces nos encontramos con auténticos tesoros en forma de muros de ladrillo visto, suelos hidráulicos de hace décadas o preciosas puertas de madera con solera.

Elementos que nos pueden servir como parte de la decoración, al tiempo que jugamos con objetos decorativos de origen natural y otros de manufactura algo más moderna. Todo con una buena dosis de imaginación y buen gusto. 

0

No hay comentarios ¿Te animas?