Consejos

Elimina el olor de tus zapatillas con estos consejos

Rosa María Torres

Martes 3 de diciembre de 2019

2 minutos

Cada pie por sí solo cuenta con más de 250.000 glándulas sudoríparas

Pies con mal olor (bigstock)

El verano, aunque también puede pasarte en otras épocas del año, nos complace en muchos aspectos pero no en otros como cuando el calor y el sudor se aúnan y generan mal olor. Por suerte existen remedios para mitigar este incómodo problema.

Cuando tenemos el pie metido dentro del zapato, se genera calor y las bacterias que habitan dentro de nuestra piel se encuentran en un ambiente muy cómodo para crecer. Estas bacterias corrompen parte de la piel que se descama y provocan el temido mal olor de pies. Según la medicina esta afección se conoce como Bromhidrosis, que se define como un exceso de sudoración (hiperhidrosis).

Una higiene adecuada y constante

Para disminuir el olor de pies es vital lavarlos todos los días; y tan importante como su limpieza es el secado de los mismos. Hay que cambiar de calzado a diario; procura intercambiar zapatillas al menos un día si y otro no. Los expertos también aconsejan tener los pies al aire el mayor tiempo posible para que no entren en contacto con ninguna estructura.

Si el pie está muy húmedo, un buen remedio es llevar siempre en el bolso un par de calcetines para cambiarlos cuando se considere oportuno y rociar esos calcetines limpios con polvos del talco o ácido bórico.

Sin embargo, en muchas ocasiones, no es una cuestion de higiene; también juega un papel importante la alimentación. Ciertos tipos de alimentos como las especias, la cebolla o el ajo, al degradarse provocan la aparición moléculas odoríferas causantes del mal olor.

La lista de causas es infinita: enfermedades relacionadas con el metabolismo, problemas renales o hepáticos o, incluso, a causa de la ingesta de antidepresivos. Y, por supuesto, el consumo de sustancias tóxicas como el alcohol y el tabaco también tienen parte de culpa.

Polvos de talco (bigstock)

¿Qué hacer cuando el olor se adhiere a las zapatillas?

  1. Bicarbonato de sodio (de venta en farmacias): introduce una cucharada de bicarbonato en el interior de cada zapato y deja que haga efecto durante toda la noche. A la mañana siguiente el mal olor desaparecerá porque gracias a sus propiedades absorbe manchas y humedades.
  2. Talco para bebé: pon un poco de talco de bebé en cada zapatilla y déjalo actuar cuanto más tiempo mejor.
  3. Alcohol: cada día cuando te descalces y cambies de zapatillas humedece un algodón mojado con alcohol y limpia la suela del zapato.
  4. Cáscaras de cítricos: agrega cáscaras de limón o naranja en cada zapato y déjalos airear durante toda la noche.
  5. Introduce las zapatillas en la nevera: aunque, eso sí, aísla muy bien el calzado en una bolsa para evitar que se contaminen el resto de alimentos.
  6. Prueba directamente a usar un calzado que transpire y cuando llegues a casa airea muy bien los zapatos.

0

No hay comentarios ¿Te animas?