Consejos

Consejos sencillos que ayudarán a evitar que tu perro se maree cuando viaja en coche

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Miércoles 15 de mayo de 2019

2 minutos

Medidas básicas para combinar la seguridad al volante y el bienestar de tu mascota

Consejos para evitar que el perro se maree

Si te encanta subir al coche con tu mascota y emprender juntos un esperado viaje, debes tener en cuenta dos cosas importantes. En primer lugar, las recomendaciones que da la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre la manera correcta en la que tu perro (o gato) debe ir en el vehículo y, en segundo, algunos consejos para que el trayecto resulte lo más agradable posible para el animal.

Hay que recordar que un perro (y menos un gato) no debe ir suelto en el interior del coche, porque podría suponer un riesgo de distracción para el conductor y porque, en caso de accidente, implicaría un grave peligro para la mascota y, por supuesto, para el resto de ocupantes. Como norma general, los perros pequeños han de ir en su transportín debidamente sujeto por seguridad y también porque de esta manera notarán menos el movimiento y las posibilidades de mareo disminuirán. Otra opción es sujetarlos con sus arneses al propio cinturón del asiento. La alternativa correcta dependerá de cada animal.

Antes, durante y después del viaje

Conseguir que tu perro se suba al coche sin problemas y que el viaje no suponga un mal rato para él depende en gran medida de que esté acostumbrado desde cachorro a hacerlo, al relacionarlo con algo bueno y divertido.

Si solo llevas a tu mascota en el coche, en trayectos cortos y casi exclusivamente para ir al veterinario (algo que no le agrada demasiado), cada vez que le animes a subir, probablemente se estrese y se ponga nervioso (mal comienzo).

Si tu perro no entiende qué es esa cosa que se mueve y en la que se siente encerrado, tendrás que tener paciencia y conseguir que cambie de idea. Convéncelo para que entre por voluntad propia al coche. Deja que se familiarice con el interior del vehículo y comienza haciendo trayectos cortos, no superiores a 10 minutos. Al final del recorrido, prémiale con su golosina favorita.

Cuando el problema del miedo inicial está superado, pero la tendencia al mareo continúa, algunas medidas que indican expertos veterinarios son:

  • Haz que corra y juegue un buen rato antes de iniciar el viaje. Así estará más relajado y, tal vez, quiera incluso descansar durante el trayecto.
  • No le des de comer justo antes de empezar la ruta. Hazlo al menos dos horas antes.
  • Procura que vaya cómodo. Es importante una temperatura adecuada en el interior del vehículo. Abre un poco las ventanas para que le entre aire (incluso aunque lleves aire acondicionado).
  • Es esencial en trayectos largos, parar cada hora para que pueda tomar agua y estirar las patas (de paso, “las tuyas” también).
  • Al llegar a vuestro destino, prémiale por ser todo un campeón.
  • En los casos más graves, existen fármacos que pueden ayudar a evitar el mareo pero no le des, en ningún caso, un medicamento "humano", debes consultar con tu veterinario
0

No hay comentarios ¿Te animas?