Consejos

Cómo identificar y prevenir los resfriados en tus mascotas

Marco Herrera

Foto: Bigstock

Viernes 20 de diciembre de 2019

3 minutos

Los perros pequeños y aquellos con pelaje muy corto o delgado son más susceptibles de resfriarse

Cómo identificar y prevenir los resfriados en tus mascotas

Las mascotas pueden resfriarse al igual que las personas. Ayuda a mantener a tu perro o gato saludable aprendiendo cómo detectar signos de una infección respiratoria y cómo tratarla antes de que la enfermedad tenga la oportunidad de convertirse en algo más grave.

Señales de que tu mascota tiene un resfriado

En su forma más simple, un resfriado es una infección de las vías respiratorias superiores y produce los siguientes síntomas:

  • Congestión y secreción nasal.
  • Un poco de dificultad para respirar por la nariz.
  • Tos ocasional que sea "húmeda"; a diferencia de la tos seca, cortante y modo "bocina" asociada con la tos que tienen en la perrera.
  • Fiebre leve.
  • Ojos llorosos.
  • Estornudos.
  • Letargo general.
  • Pérdida de apetito

Si bien estos síntomas pueden hacer que tu mascota se sienta relativamente incómoda, no son graves. La mayoría de los animales superarán un resfriado simple en aproximadamente una semana sin ningún tratamiento, siempre y cuando se mantengan hidratados y en un lugar de la casa cálido, sin estar expuesto al frío, ya sea interior o exterior.

perro frío

Cómo prevenir los resfriados

El hecho de que tu mascota tenga un pelaje natural y peludo no significa que sea inmune al frío, sin importar cuánto le guste jugar en el agua o la nieve. A menos que sea de una raza nacida para soportar el frío extremo, tu perro o gato debe tener protección adicional cuando las temperaturas caen sensiblemente en invierno, sobre todo cuando salen al exterior.

Los perros pequeños y aquellos con pelaje muy corto o delgado son más susceptibles, pero incluso los más grandes pueden sufrir congelación e hipotermia si están en el exterior, sin protección, por mucho tiempo. Y eso mismo sucede con casi todas las razas de gatos. La congelación puede ser extremadamente dolorosa, y la hipotermia puede ser fatal. Si vives donde llueve muy a menudo pero no hace mucho frío, cómprale un chubasquero para mascotas que se enrolle cuidadosamente alrededor del cuello, listo para desplegarlo rápidamente cuando sea necesario.

Un jersey para mascotas del tamaño adecuado cubre la mayor parte del cuerpo del tronco del animal, pero sus orejas, nariz, patas y cola aún seguirán expuestas. Estas áreas son más vulnerables. Si tu mascota se moja o nieva fuera, sécala completamente cuando lleguéis a casa. El pelaje húmedo provoca piel seca y otras molestias.

Bañar al gato

Patas

La mejor solución para los perros son los botines de nieve, si puedes hacer que tu mascota coopere. A algunas no les importa, pero otras se vuelven locas. Por lo tanto, depende de ti y tu capacidad para convencerlos proteger esas patas desnudas.

No permitas que tu perro o gato camine por donde pueda haber anticongelante en el suelo, como un garaje. El anticongelante es dulce, por lo que es muy tentador para ellos lamerlo. Una pequeña cantidad puede ser letal. Incluso la sal que se echa para derretir la nieve es mala para tu mascota. Siempre enjuaga o al menos limpia y seca sus pies después de que haya estado al aire libre en días lluviosos o de nueve.

Hidratar

El aire frío seca la piel de tu mascota igual que la tuya. No puedes untarla con loción, pero puedes:

  • Báñalo con menos frecuencia (bañarse también seca la piel).
  • Dale un suplemento de aceite de salmón o de coco.
  • Compra bálsamo curativo especial formulado solo para mascotas.
  • Aplica ese bálsamo a las áreas que parecen rojas o escamosas, como su nariz o también a sus patas.
Persona sosteniendo la pata de un perro

Sácala a pasear y jugar cuando esté el sol fuera

Cuanto más frío haga, menos tiempo debe pasar tu mascota en el exterior. Incluso en el caso de los gatos, considera mantenerlo en el interior todo el tiempo en el invierno, incluso si normalmente sale fuera. Mantén el tiempo de juego y las caminatas cortas, y hazlo al mediodía, cuando haga menos frío.

Dar más de comer a la mascota no ayudará

Algunos dueños de mascotas alimentan más a sus compañeros peludos en invierno, pensando que un poco de peso adicional proporcionará protección adicional contra el frío. Y no es así. Incluso medio kilo de peso extra puede ser muy poco saludable para tu perro o gato, dependiendo sobre todo de su tamaño. Si tu animal es más sedentario en invierno, es posible que debas reducir la cantidad de comida. Por el contrario, si en invierno sale más a menudo porque disfrutas entonces de un clima más suave que en verano, es posible que necesite comida adicional. Habla con tu veterinario sobre esto.

0

No hay comentarios ¿Te animas?