Consejos

¿Te duele la garganta por usar el aire acondicionado? Sigue estos consejos para evitarlo

Marta Vicente

Martes 24 de agosto de 2021

5 minutos

Los cambios bruscos de temperatura son el principal problema

¿Te duele la garganta por usar el aire acondicionado? Sigue estos consejos para evitarlo
Marta Vicente

Martes 24 de agosto de 2021

5 minutos

Cuando llega el verano, el aire acondicionado se convierte en el mejor amigo de muchos españoles. Sin embargo, si abusamos de su uso, puede provocarnos molestias e, incluso, problemas de salud más graves en la garganta. 

Desde la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (@SEORLCCC) nos advierten que los cambios bruscos de temperatura en verano, por el contraste entre los sitios con aire acondicionado y las elevadas temperaturas en la calle, son los principales causantes de que suframos problemas de salud en la garganta.

Para empezar, estos expertos aseguran que estos aparatos expulsan aire frío y seco "provoca alteraciones en los sistemas de defensa naturales de la nariz y la garganta. Así, los cilios pierden movilidad y la circulación normal de la mucosa se vuelve más lenta o incluso cesa, lo que también puede dar lugar a la aparición de sinusitis y otitis".

Igualmente, el aire acondicionado, al igual que la calefacción, aspira demasiada humedad en las habitaciones donde se encuentra, lo que significa que el aire es más irritante que el natural. Nuestra piel y garganta acaban sufriendo las consecuencias. Este ambiente seco afecta a los mecanismos de defensa y puede causar faringitis.

Para evitar el dolor de garganta causado por el aire acondicionado, los otorrinolaringólogos recomiendan lo siguiente:

Hidrátate

Cuando el aire acondicionado está encendido, no tenemos la sensación de sed ni calor, lo cual provoca que nos deshidratemos. Si ya de por sí la deshidratación es el principal problema de esta época del año con su uso excesivo solo empeoramos la situación. Trata de beber sorbos de agua constantemente para evitar la sequedad de la garganta.

Beber agua tiene unos beneficios de puede que no conozcas

Usa humidificadores

Todos los expertos recomiendan mantener una temperatura entre los 22 y los 24 grados con una humedad relativa que supere el 50 por 100. Hay que tener en cuenta que, a mayor humedad, mayor comodidad respiratoria. Si se advierten carraspeos o sequedad en las mucosas, es el momento de poner algún humidificador en el ambiente.

Ventila la casa

Para que se noten los efectos del aire acondicionado con el menor gasto, el recinto donde funciona debe permanecer cerrado. Ese es un problema añadido, ya que debe procurarse una aireación adecuada antes de que empiece a funcionar con el fin de que no se acumule polvo y sustancias irritantes que pueden provocar alergiasAbre las ventanas durante aproximadamente durante 15 minutos para ventilar la estancia.

Ventila la casa para evitar problemas respiratorios (bigtock)

No recibas el aire directamente

Además de problemas en la garganta, también podemos sufrir contracturas musculares. Tal y como advierte El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (@cfisiomad), "ees importante que la piel y la musculatura no reciba el chorro directo de aire frío, dado que nuestro cuerpo reacciona provocando una brusca contracción muscular que nos puede provocar desde tortícolis hasta parálisis faciales, en los casos más graves".

Busca alternativas

Sin embargo, la mejor manera de evitar estos problemas es limitando su uso. Existen alternativas al aire acondicionado que ayudan a refrescarnos y, al mismo tiempo, nos permiten ahorrarnos el elevado coste que suponen estos aparatos de climatización. Apunta los siguientes trucos para bajar la temperatura de tu casa sin tener que encender el aire acondicionado:

  • Abre las ventanas, persianas y cortinas por la noche y mantenlas abiertas durante el día.
  • Aísla puertas y ventanas
  • Usa el ventilador. Si no te refrescas porque el aire que expulsan es caliente, un método para que que sea más refrescante es llenar una olla poco profunda con hielo y colocarla frente al ventilador. A medida que el hielo se derrite, el ventilador recogerá las partículas de agua fría y las soplará por la habitación.
  • Enciende el extractor de la cocina para que aspire el aire caliente y húmedo de la habitación.

Sobre el autor:

Marta Vicente

Marta Vicente Carmona es Graduada en Periodismo por la Universidad Rey Juan Carlos y Máster de Marketing Digital y en Edición y Postproducción Digital. Es redactora especializada en temas de sociedad y salud y tiene experiencia como Community Manager.

… saber más sobre el autor