Consejos

Revelan una técnica militar para dormirse en apenas dos minutos

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Miércoles 26 de junio de 2019

2 minutos

Este método está sacado del libro 'Relax and Win: Championship Performance', publicado en 1981

Técnica militar para dormirse en apenas dos minutos

No es ningún secreto la importancia de disfrutar de un sueño reparador. Dormir ocho horas diarias, tal y como aconsejan los expertos, puede ayudarte a reducir el riesgo de enfermedades del corazón, disminuir el estrés, mejorar la memoria, fortalecer el sistema inmunológico o perder peso, pues la falta de sueño provoca que las células de grasa liberen menos leptina, que es una hormona que suprime el apetito.

Lamentablemente, para algunas personas conciliar el sueño es una tarea titánica. Detrás puede haber múltiples factores como, por ejemplo, enfermedades metabólicas, digestivas o cardiovasculares, depresión, el síndrome de piernas inquietas, el consumo de ciertos medicamentos o los horarios laborales por turnos, entre otros. Un problema general que, según la Sociedad Española del Sueño, paceden más del 20% de los mayores de 15 años.

Para ayudar a todas estas personas a dormir rápida y plácidamente, diversos medios anglosajones se han hecho eco de una técnica revolucionaria que, al parecer, ayuda a coger el sueño en apenas dos minutos. Esta pertenece al libro 'Relax and Win: Championship Performance', publicado en 1981 por el reconocido entrenador de atletismo Lloyd Bud Winter. ¿En qué consiste?

Técnica para dormir en dos minutos

Dulces sueños en 120 segundos

Esta técnica fue creada para que los pilotos del Ejército de los Estados Unidos pudieran descansar sin importar la hora o el momento del día, consiguiéndo que el 96% de los individuos durmieran profundamente tras seis semanas de práctica. Cinco pasos de lo más sencillos que podrían ser de gran ayuda a cualquiera:

  1. En primer lugar, debes intentar relajar los músculos de la cara, incluidos los de la mandíbula, los que rodean los ojos y la lengua.
  2. Después, continúa con esa relajación en el resto del cuerpo. Comienza dejando que tus hombros caigan todo lo que puedas. Una liberación de tensión que también debes experimentar en la parte superior del brazo, luego la inferior y, finalmente, en el otro brazo.
  3. Asimismo, relaja el pecho mientras exhalas, seguido de las piernas, los muslos y los pies.
  4. A continuación, deja la mente en blanco durante diez segundos.
  5. Al acabar, debes imaginar una de las siguientes escenas. En la primera, estás acostado en una canoa, en un lago en calma y con el cielo azul y despejado sobre tí. En la segunda, estás acurrucado en una hamaca de terciopelo negro en una habitación totalmente a oscuras. Y por último, puedes imaginarte diciendo "no pienses, no pienses, no pienses" durante otros diez segundos.
1
carmen tarradas de luque Hace 4 meses
Interesante