Consejos

Trucos para aguantar con tacones sin que los pies duelan

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Miércoles 9 de octubre de 2019

1 minuto

Han de ser de tu talla, no estrenarlos si vas a estar mucho con ellos y no permanecer mucho de pie

Trucos para aguantar con tacones sin que los pies duelan

El uso de los tacones muy altos de forma habitual no está recomendado si deseamos mantener la salud de nuestros pies y espalda. Ahora bien, si hemos decidido apostar por este calzado de forma excepcional por una ocasión especial, probablemente tengamos alguna molestia sobre todo si vamos a estar varias horas con ellos.  Sin embargo, hay varios trucos para aguantar y que nos permitirán sobrellevar la velada.

No ir de estreno

Si no eres de las que usas con frecuencia este tipo de calzado una recomendación es que no estrenes zapatos ese día en el que te quieres poner tacones. Como alternativa además puedes escoger unos que no sean extremadamente elevados, como mucho de seis centímetros. Mejor sin son anchos, pues suelen tolerarse más, y ayudan a que mantengamos el equilibrio y la estabilidad.

En el caso de que sientas la necesidad de comprarte unos nuevos y estrenarlos el día especial, prueba a ponértelos en casa unos días antes para familiarizarte con ellos, y evitar rozaduras y ampollas.

De tu talla

Los zapatos, todos, y aún más los de tacón deben quedar perfectamente encajados a tus pies, es decir, tienen que ser de tu talla. Si te están grandes además de ser incómodos harán que no puedas caminar con naturalidad, además de propiciar la aparición de roces indeseados.

¿Hay una edad en la que resulte conveniente dejar de utilizar zapatos de tacón?

Cambia de posición

Estar mucho tiempo de pie con tacones es lo que más puede acabar perjudicándonos. Así pues deberás procurar cambiar de posición siempre que puedas. Es fundamental que camines de vez en cuando y que encuentres momentos para sentarte y descansar de la posición vertical.

Accesorios

En general, si te cuidas los pies normalmente y los tienes bien hidratados es más difícil que tengas molestias al usar distintos tipos de calzado. No obstante, es posible recurrir a algunos accesorios que puedan aliviar molestias en las zonas más delicadas.

Existen unas almohadillas que se colocan en la parte delantera del zapato bajo los dedos de los pies. Así pues si empezamos a notar dolor podemos utilizarlas aunque realmente no llegan a calmar la molestia del todo, sobre todo si tenemos durezas.  Del mismo modo, debemos ser precavidos y llevar tiritas por si surge alguna herida para cubrirla y que no vaya a más.

0

No hay comentarios ¿Te animas?