Cómo

Decálogo de cómo elegir el calzado para una persona mayor

Carlos Losada

Foto: Bigstock

Jueves 4 de julio de 2019

2 minutos

Resulta muy importante comprar zapatos que sean beneficiosos para la salud del pie

Decálogo de cómo elegir el calzado para una persona mayor

Elegir el mejor calzado es clave no solo para las personas mayores, sino para cualquier rango de edad. No en vano los pies son los que nos sustentan y, por lo tanto, debemos cuidarlos lo mejor posible.

Claro que, según vamos envejeciendo, van sufriendo el deterioro –como el resto de nuestro cuerpo– y los cuidados deben aumentar si queremos seguir manteniéndolos saludables. De ahí que el momento de elegir el calzado sea importante, ya que unos zapatos inadecuados pueden provocar la aparición de nuevas dolencias.

¿Qué debes tener en cuenta al elegir tu calzado?

En primer lugar, destierra la idea de que cualquier zapato vale porque no es así. Es más, no optes por los más baratos solo por el precio –hazlo porque sean los que mejor te van–, pues invertir en la salud de tus pies es hacerlo en una mejor calidad de vida.

Asimismo, no olvides estas otras 9 recomendaciones:

  • Facilidad para calzarte. Un punto clave para las personas mayores es la sencillez para ponerse el calzado. Aquellos que tienen cordones, velcro o alguna correa, suelen poner “menos resistencia” (a no ser que se tenga algún problema de movilidad en las manos).
  • Suelas con buen agarre. Una de las claves es que la suela de los zapatos sea antideslizante y esté diseñada para evitar caídas, pues, como bien sabes, estas son una de las mayores causas de accidentes en las personas mayores.
  • Adaptación a dolencias. Si no sufres ninguna dolencia, podrás comprarte cualquier tipo de zapato que se ajuste a las características de tus pies, pero si tienes alguna, opta por aquellos que mejor se adapten a esos dolores. Por ejemplo, si tienes algún problema como la artrosis, pregunta por el calzado que mejor te viene y no te lances a elegir el primero que veas (por muy bonito que sea).
Cómo evitar las rozaduras de los zapatos nuevos
  • Libertad de movimientos. Otro aspecto que debes tener en cuenta es que el calzado sea flexible para dejarte realizar los movimientos necesarios. Quizás con 20 años, podías estar con unas chanclas todo el día sin problema, pero esos tiempos han pasado y debes cuidarte.
  • Buena transpiración. De cara a que la piel no sufra por una excesiva sudoración, pide siempre un calzado cuyo material sea transpirable o que deje “respirar” al pie.
  • Pocas costuras interiores. En la medida de lo posible, opta por modelos que no tengan demasiadas costuras, pues estas podrían causarte heridas o rozaduras innecesarias.
  • Huye de los zapatos demasiado blandos. Aunque sean los más cómodos, probablemente no te aporten la estabilidad que necesitas para evitar cualquier accidente. Apuesta por un calzado cómodo pero que te sujete los pies suficientemente bien.
  • Calzado especializado. Si vas a practicar deporte o a hacer una actividad concreta, opta por las zapatillas que estén diseñadas para ello. No siempre vale lo primero que pilles por casa.
  • Buena calidad. Tal y como apuntan en la California Podiatric Medical Association, “los pies soportan las tremendas presiones de la vida diaria. Un día normal caminando los somete a una fuerza equivalente a cientos de toneladas. Son susceptibles a más daños que ninguna otra parte del cuerpo, subrayando la necesidad de protegerlos con calzado apropiado”. Por lo tanto, no hay que escatimar en la calidad. Siempre opta por materiales buenos y no por el plástico o materiales sintéticos que no le van a venir nada bien a tu pie.
0

No hay comentarios ¿Te animas?