Las claves para tener una piel sana y bonita a cualquier edad

Olga Selma

Foto: BigStock

Sábado 2 de mayo de 2020

4 minutos

Mantener unas rutinas diarias es esencial para cuidar la piel del rostro

Las claves para tener una piel sana y bonita a cualquier edad

La piel, con todas sus terminaciones nerviosas, es el órgano más conectado con la mente. Y medida que vamos cumpliendo años y sumando experiencias, éstas se reflejan en nuestra piel.  Además, con los años el metabolismo de las células se hace cada vez más lento, un proceso que se traduce en una piel más se seca, desórdenes en la pigmentación y la aparición de manchas. Si a todo ello le añadimos que las preocupaciones y el estrés influyen en su aspecto, afectando el tono y volviéndola hiperreactiva y deshidratada tenemos motivos más que suficientes para mimarla en el día a día. También cuando no vamos a salir de casa, ya que la constancia es el mejor consejo.

Las reglas de oro para cuidar tu piel y tener un cutis radiante todo el año según la Academia Española de Dermatología y Venereología son dedicar un cuidado específico según nuestro tipo de piel (grasa, mixta, seca o sensible), prestar atención a las zonas más sensibles como el contorno de los ojos, realizar una limpieza suave, exfoliar e hidratar, así como protegerse del sol y de las agresiones externas. Te contamos las rutinas que si funcionan y juegan a tu favor.

Consejos para mimarla

Limpieza

Es fundamental limpiar la piel mañana y noche, eliminado el maquillaje y los restos de suciedad, preparando nuestra piel para recibir todos los beneficios de la posterior hidratación. Pero cuidado, una utilización errónea de productos puede resecar la superficie y provocar irritaciones y sensación de falta de confort. Por ello, eligiremos el cosmético más adecuado a las necesidades de nuestra piel, como leches limpiadoras o agua micelar específicas para los cutis más sensibles o secos. Además, una vez por semana podemos exfoliarla, ya que quitar las células muertas que se acumulan en la superficie ayuda a renovar la piel, limpiar los poros y oxigenar. Pero siempre con cuidado porque en esta etapa, la piel se vuelve más fina y hay que tratarla con delicadeza. 

Hidratación

Cuando la piel pierde su estado habitual de hidratación, se altera la función de la barrera cutánea. Esta función barrera reside en el estrato córneo y su pérdida da lugar a una desprotección de la piel, lo que puede implicar un mayor riesgo de infecciones cutáneas, tal y como indica el Servicio de Dermatología del Hospital del Mar de Barcelona

Es por ello que inmediatamente después de limpiar nuestra piel, debemos hidratarla para conservar el nivel óptimo de agua, mantener su elasticidad y su función barrera. Para escoger el producto, debemos tener en cuenta las características de nuestra dermis, ya que en función de los activos de cada producto nos dirigiremos a distintas preocupaciones y necesidades de nuestra piel.  Las cremas y fluidos nos ayudan a proteger la piel frente a las agresiones externas, mientras que los serums son potentes concentrados de activos de alta eficacia, que potencian el efecto de las cremas, favoreciendo los procesos naturales de regulación de la piel. 

Principios activos para pieles maduras

Proteger y reforzar la piel frente a las agresiones del medioambiente, estimular la regeneración recuperar firmeza, aportar de luminosidad, corregir y disminuir manchas, y suavizar las arrugas existentes son los mayores retos a los que se enfrenta una piel madura. Para conseguirlo tus mejores aliados son:

La vitamina C: se ha convertido en el súper ingrediente de la cosmética por su potente poder anti-flacidez y alisador.

La Vitamina E: actúa sobre las arrugas y líneas de expresión estimulando la creación de nuevas células de la piel y la regeneración celular y aclara las manchas oscuras, sobre todo si actúa junto a la Vitamina C. Ambas vitaminas juntas, refuerzan su efecto antioxidante.

El Retinol: Es la Vitamina A en forma de activo cosmético. Suaviza las arrugas, mitiga las manchas, afina el poro y estimula la regeneración celular

El Acido Hialurónico: Su propiedad más codiciada es la de absorber 1.000 veces su peso en agua, lo que se traduce en un increíble poder hidratante. Las moléculas de este ácido se introducen en los surcos de la piel, capturan el agua y se hinchan, de ahí ese efecto relleno. Además, estimula la producción de colágeno, los procesos de cicatrización y la renovación celular.

Los Alfa Hidroxiácidos: son ácidos orgánicos que promueven la renovación natural de la piel, favorecen la formación del colágeno y tienen un efecto exfoliante por lo que contribuyen a reducir arrugas y manchas.

El sol y las manchas

Sabemos que el sol afecta a nuestra piel y la daña, favoreciendo el cáncer de piel y su envejecimiento. Esto último es consecuencia sobre todo de los rayos UVA e infrarrojos, así como a la luz visible (que nos permite ver), cometa la doctora Lorea Bagazgoitia en el Blog de Dermatología. De forma que una crema solar es la mejor crema antiarrugas. Aunque parezca absurdo en estos días que estamos en casa, es muy importante que nos protejamos de las radiaciones. El 90% de la vitamina D proviene del sol y la generamos exponiendo la cara, los brazos o las piernas diez minutos al día, para lo que utilizar una crema con un factor de protección 30 será suficiente, aunque estemos en la ventana o en el balcón. Y si pensamos pasar más tiempo al sol, debemos utilizar un factor 50.

bigstock beauty cosmetics and bodycare 296340154

Lavado tras lavado, cuida tus manos

Estos días es normal que nuestras manos se deshidraten y se irriten al lavarlas tantas veces para protegernos de la transmisión del Covid-19. Por ello después de un lavado de al menos 30 segundos, debemos restaurar la suavidad con una buena crema hidratante. El aceite de almendras dulce. la manteca de karité y las cremas con glicerina son muy opciones para suavizar, tonificar y calmar la piel.

0

No hay comentarios ¿Te animas?