Salud

Los adultos también pueden tener TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)

Ignacio Casanueva

Miércoles 9 de septiembre de 2020

2 minutos

Impaciencia o cambios de humor son algunos de los indicadores de este trastorno

Los adultos también pueden tener TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad)
Ignacio Casanueva

Miércoles 9 de septiembre de 2020

2 minutos

Los niños en sus primeros años de visa son energía pura: quieren tocarlo todo, no se cansan de jugar, sus ojos van de un objeto a otro sin parar… Una actividad que asociamos a su energía, pero que poco a poco va disminuyendo para permitirles concentrarse y asimilar todo de mejor manera.

Una bajada en su actividad que en algunas ocasiones no se da, apareciendo en nuestros hijos, nietos o sobrinos el Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad o TDAH. Generalmente, en el momento en que un niño con el TDAH llega a los 7 años, sus padres ya están conscientes que la falta de atención, nivel de actividad o impulsividad de su niño son mayores que lo que es típico. Una actitud que en ocasiones continua hasta la edad adulta.

Las características principales del TDAH incluyen la falta de atención y el comportamiento hiperactivo-impulsivo. Los síntomas del TDAH comienzan antes de los 12 años y, en algunos niños, se notan a partir de los 3 años de edad. Estos síntomas pueden ser leves, moderados o graves, y pueden continuar hasta la edad adulta. En ese caso, algunas de las características pueden ser la dificultad para prestar atención, impulsividad e inquietud.

Y es que hay muchos casos en los que los adultos no saben que padecen este trastorno. Podrán sospechar si tiene dificultades para concentrarse y establecer prioridades, lo que ocasiona situaciones como no cumplir las fechas con límite u olvidarse de reuniones o eventos. Otra característica es la incapacidad para controlar los impulsos que puede ir desde impaciencia en una fila hasta los cambios de humos o arrebatos de ira.

Este trastorno no tiene una causa clara, ya que todavía las investigaciones no han dado con el desencadenante. El TDAH ocurre con más frecuencia en hombres que en mujeres y se sabe que los factores que pueden estar involucrados en su aparición pueden factores consanguíneos, exposición a toxinas ambientales, consumo de drogas, alcohol o tabaco durante el embarazo o nacimiento prematuro.

Los profesionales de atención médica utilizan las pautas del manual de la Asociación Estadounidense de Siquiatría (American Psychiatric Association) para diagnosticar el TDAH. Este estándar de diagnóstico ayuda a garantizar que el diagnóstico y tratamiento de las personas con TDAH se realice de manera correcta. El uso del mismo estándar en todas las comunidades también puede ayudar a determinar cuántos niños tienen TDAH y qué impacto tiene esta afección en la salud pública.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?