Alimentación

Cómo reducir la ingesta de calorías de una forma sencilla

Lola Santos

Foto: BigStock

Viernes 5 de junio de 2020

2 minutos

Optar por raciones más pequeñas nos puede ayudar a bajar de peso

Cómo reducir la ingesta de calorías de una forma sencilla

Para bajar de peso, hay que gastar más calorías de las consumimos. Si nos cuesta hacer más ejercicio, un buen punto de partida puede ser reducir las calorías que ingerimos. Repasamos algunos consejos que nos pueden ayudar. Según especifica la Organización Mundial de la Salud, la causa fundamental del sobrepeso y la obesidad es un desequilibrio energético entre calorías consumidas y gastadas.

Consumir menos calorías no significa necesariamente comer menos. Para ello, necesitamos sustituir algunos alimentos de alto contenido calórico por otros alimentos que sean bajos en calorías y grasas, a la vez que nos sacian. Normalmente se trata de alimentos con alto contenido en agua y fibra.

Algunos consejos prácticos

En primer lugar, presta atención a los tentempiés de media mañana y de la merienda. A veces son demasiado calóricos. Debemos optar por fruta, queso o yogur bajo en grasas. Picar entre horas también puede aportar muchas calorías a nuestra dieta.

A la hora de comer, para no pasarte con la cantidad, sirve la comida en platos de postre, evita llevar la bandeja de la comida a la mesa y cocina para que no sobre nada. Si nos hemos quedado con apetito y queremos comer algo más, mejor repetir de la verdura y de la fruta que de otros alimentos más calóricos.

Siempre que vayamos a comer algo, nunca hacerlo directamente del envase, sino poner una porción en un plato o un cuenco. Es la forma de ser conscientes de lo que estamos ingiriendo y no comeremos de más.

Los alimentos procesados conviene desterrarlos de la dieta, no solo por la gran cantidad de calorías que aportan, también porque no sientan bien al estómago y hacen las digestiones más pesadas.

bigstock  125135969

Fuera de casa

Si vamos a comer fuera de casa, también podemos reducir calorías. En primer lugar, las raciones suelen ser grandes, por lo que compartir un plato con otro comensal es buena idea para no comer de más. Tampoco es necesario acabarse toda la comida que hay en el plato, siempre podemos pedir que nos lo pongan para llevar.

También podemos pedir que nos cambien el acompañamiento del plato, cambiar las patatas fritas por patata asada o ensalada o, directamente, pedirlo sin guarnición.

No es solo lo que comemos. En ocasiones, no le damos importancia a lo que bebemos y hay bebidas azucaradas y refrescos que nos aportan muchas calorías. Lo mismo sucede con las bebidas alcohólicas. Si nos apetece, un refresco, mejor optar por los light y sin azúcar. Y la cerveza o el tinto de verano, mejor sin alcohol.

0

No hay comentarios ¿Te animas?