Alimentación

Día Mundial de la Alimentación: la reivindicación internacional para acabar con el hambre

Victoria Herrero

Foto: Bigstock

Miércoles 16 de octubre de 2019

2 minutos

El 16 de octubre se celebra esta cita que este año se fija en el sistema de producción de alimentos

Día Mundial de la Alimentación

Como cada año, el 16 de octubre se celebra una fecha importante a nivel internacional. Nos referimos al Día Mundial de la Alimentación que este año tiene como lema "Dietas saludables para un mundo sin hambre”. El objetivo de esta cita, puesta en marcha por la FAO (@FAOenEspanol), es intentar que se lleve a cabo un cambio en el actual sistema de producción de alimentos para, de esta forma, garantizar la seguridad alimentaria.

En definitiva, llamar la atención para que todos, particulares y poderes públicos y privados, actuemos para que la alimentación sana esté al alcance de todos.

Un fin que se pondrá de manifiesto en los numerosos eventos que se realizarán ese día en unos 150 países de todo el mundo desde maratones y marchas contra el hambre, pasando por actuaciones, exposiciones, concursos o conciertos. Además de ser una nueva oportunidad para seguir avanzando en el principal objetivo con el que nació este reivindicativo día: alcanzar la meta #HambreCero en el año 2030. Algo que esta organización internacional lleva realizando desde hace 40 años, coincidiendo con este 16 de octubre, para concienciar a la población del grave problema de la alimentación para abastecer a toda la población a nivel mundial. Según datos de la FAO, más de 800 millones de personas en todo el mundo no tienen apenas para comer; de ahí la importancia de reforzar la lucha para acabar con el hambre, la pobreza y la desnutrición entre los que menos tienen.

Día Mundial de la Alimentación

Dar una vuelta a la alimentación actual

Para acabar con esa triste realidad, desde la FAO abogan por un cambio de mentalidad tanto a la hora de producir los alimentos como de relacionarnos con ellos en la mesa. Los malos hábitos, la apuesta por la comida rápida en detrimento de las recetas de toda la vida con productos frescos y de proximidad, así como la vida sedentaria influyen significativamente en la aparición de enfermedades. Unas patologías que no encuentran distinción entre países pobres y ricos. 

La alternativa, para esta organización, debe partir desde el momento mismo en que estos alimentos que consumimos se cultivan. Así, su apuesta sostenible pasa por favorecer modos de producción que no acaben con la biodiversidad del planeta o que no contribuyan a aumentar los nefastos efectos del cambio climático. Unas consecuencias que, a medio y largo plazo, acaban afectando a la seguridad alimentaria: se reduce la cantidad de cultivos, su rendimiento y estos alimentos tienen menos valor nutricionalmente.

Para evitarlo, y como parte de este Día Mundial de la Alimentación, es obligación de todos, como defiende la FAO, sumarnos a este cambio de mentalidad en favor de una economía circular, sobre todo en el sector de la alimentación, donde la salud de las personas, y también del planeta, tengan el protagonismo absoluto.  

0

No hay comentarios ¿Te animas?