Alimentación

Dieta cardiosaludable: ¿cuáles son los ingredientes del plato perfecto?

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Sábado 5 de octubre de 2019

2 minutos

Prevenir la obesidad y cuidar venas y arterias es especialmente importante para las personas mayores

dieta cardiosaludable

Sabemos que los distintos alimentos que incluimos en la dieta inciden directamente en la salud y en propio bienestar. Comer de todo, en su justa medida, es la mejor manera de garantizar que nuestro cuerpo recibe todos los nutrientes que necesita, pero, cuando existe riesgo (o certeza) de una enfermedad cardiovascular, establecer menús que ayuden a cuidarnos, limitando o descartando la ingesta de algunos alimentos y potenciando otros, cobra especial importancia.

Existen cardiopatías y dolencias que afectan a la circulación sanguínea muy diversas. Si algo tienen en común todas ellas, a nivel nutricional, es que el sobrepeso o la obesidad siempre van a contribuir a su desarrollo o empeoramiento. La Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (@sociedadSEEN) recuerda que las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte en el conjunto de la población española y que el ejercicio físico y la dieta correcta son fundamentales para evitar accidentes como el ictus o el infarto.

Entre sus recomendaciones para una dieta cardiosaludable, la Sociedad destaca la necesidad de reducir la ingesta de grasas animales y de tomar las cantidades suficientes de frutas, verduras, legumbres y fibra. Evitar los alimentos salados y disminuir el contenido de sal en las comidas es también una medida básica.

¿Cómo debe ser un plato saludable que cuide tu sistema cardiovascular?

Cualquier dieta siempre debe ser personalizada, para conseguir combinar, con acierto y en cada una de las comidas, aquellos ingredientes que ayuden a mantener el corazón sano. La Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon) presenta, de forma gráfica y fácil de entender ,el conjunto de ingredientes que deberíamos tomar a lo largo del día.

Plato cardiosaludable

No es que tengas que tomar todos los alimentos a la vez, pero esta infografía te puede servir de base para elaborar platos sanos, eligiendo un ingrediente de cada uno de los grupos a la hora de preparar las distintas comidas del día. Cereales integrales, harinas (pan) y lácteos para el desayuno; huevos, carnes blancas, pescados o legumbres para las comidas centrales; frutos secos pero sin sal, y, por supuesto, frutas de temporada, verduras y hortalizas, con el aceite de oliva como aliño preferente.

Esta sería la base de una dieta cardiosaludable en general, pero hay que recordar que, según la enfermedad cardiaca o vascular que padezcas, la dieta puede modificarse para resultar aún más eficaz a la hora de cuidarte. Por ejemplo, ante una situación de hipertensión, habrá que tener especial cuidado con aquellos alimentos ricos en sodio, o, si existe hipercolesterolemia, el control de las grasas ingeridas (especialmente transgénicas y saturadas) es esencial.

La clave de un plato cardiosaludable están en que incluya una mayor presencia de alimentos de origen vegetal y en que la sal nunca sea la protagonista.

0

No hay comentarios ¿Te animas?