Cuídate

La importancia de evitar la obesidad en adultos para favorecer un envejecimiento saludable

Mariola Báez

Miércoles 21 de agosto de 2019

2 minutos

Diabetes, enfermedades cardiovasculares… el exceso de peso nunca es buen alidado de la salud

Las muertes por cáncer son más frecuentes que las cardiovasculares en los países ricos

La Organización Mundial de la Salud (OMS) avisa sobre el hecho cierto de que la obesidad es un problema que ha alcanzado proporciones endémicas a nivel mundial y que esa acumulación anormal de grasas en el organismo que conlleva es perjudicial para la salud. Por otra parte, según la Encuesta Europea de Salud 2014, en España, un 23,6% de la población mayor de 65 años tiene obesidad (datos CSIC) y los informes relativos al sobrepeso (estadio previo a la obesidad) también resultan lo suficientemente indicativos como para tomar medidas frente a este mal que afecta principalmente a las sociedades más desarrolladas.

Una dieta equilibrada y algo de ejercicio para evitar la obesidad

Mantener un peso correcto, derivado de una dieta equilibrada, es premisa básica en cualquier etapa de la vida, pero como recuerda la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) en el caso de las personas mayores, la dieta saludable cobra aún más importancia. La obesidad es una enfermedad crónica, que puede influir en de otras múltiples dolencias, desde en el desarrollo de distintos tipos de demencia y otra enfermedades relacionadas con el deterioro cognitivo, hasta en el agravamiento de enfermedades como la diabetes o la artrosis.

El sobrepeso dificultad la movilidad, resta agilidad e independencia e influye a la hora de desarrollar actividades que contribuyen al envejecimiento activo. Mantener el peso correcto teniendo en cuenta el Índice de Masa Corporal (IMC), es prioridad a la hora de evitar la aparición o el desarrollo de múltiples dolencias.

Salvo indicación médica, no son necesarias medidas excepcionales para mantener el peso bajo control a partir de los sesenta. Optar por una alimentación natural, en la que prevalezcan los alimentos de temporada frente aquellos procesados; dar prioridad a frutas, verduras, legumbres y hortalizas y seguir las reglas básicas de la dieta mediterránea es suficiente para mantener una alimentación que se convierta en aliada de salud y no en causa de incremento o agravamiento de dolencias habituales.

Del mismo modo que la obesidad infantil es un problema preocupante que requiere medidas concretas de actuación, el sobrepeso en personas mayores es otro de los males del siglo XXI a los que hay que hacer frente sin demora.

0

No hay comentarios ¿Te animas?